Diputados aprobó la compra de un edificio propio.

Costará 1,9 millón de dólares y allí funcionarán los despachos y comisiones.
Después de cien años, los diputados dejarán de gastar dinero en alquiler de oficinas y podrán habitar su propio lugar.

Ayer la Cámara baja aprobó por unanimidad la resolución 19, que permite realizar la compra de un edificio para poder aglutinar allí no sólo los despachos de los 27 legisladores que están dispersos en diferentes puntos sino también las comisiones, la mesa de entradas y la Secretaría Legislativa. De este modo, los legisladores se ahorrarán $ 785.835 por año en concepto de alquileres.

Eso sí, la Cámara deberá desembolsar unos dos millones de dólares en dos cuotas. El gasto fue autorizado primero por el Ejecutivo a principios de año y, más tarde, por los diferentes organismos del Estado con el objetivo de dejar las cuentas claras.

De todas maneras, los diputados reconocen, desde hace tiempo, la necesidad de dejar de gastar dinero en alquiler así como de aglutinar las oficinas. No sólo para aceitar el funcionamiento y la comunicación sino para que los ciudadanos no tengan que estar deambulando de un punto a otro cuando acuden a la Legislatura.

"Por suerte, tuve el apoyo de todos los presidentes de bloque. Sobre todo de Andrés Marín (Confe) y de Raúl Vicchi (UCR) que también estuvieron en mi lugar y conocen mejor esta necesidad", arguyó Jorge Tanús, presidente de la Cámara, quien -el viernes- estaría en condiciones de firmar el boleto de compra- venta con el objetivo de acelerar los trámites.

Es que la adquisición comenzó a gestarse a fines del año pasado pero recién ahora están los dictámenes correspondientes para concretar la compra. El apuro, básicamente, pasa por el incremento que viene sufriendo el dólar.

Ubicado en Espejo y Patricias Mendocinas, el edificio pertenece a la Universidad Maza que lo utilizaba como anexo. Posee 1.833 m2 y condiciones ideales para desarrollar el trabajo legislativo. La posesión será inmediata pero hay que hacer pequeñas refacciones antes de la mudanza.

Para que todo estuviera en orden a la hora de la compra, Diputados recibió el visto bueno de la Asesoría Letrada y del director de Contaduría de la Cámara. La operación también cuenta con el aval del Tribunal de Cuentas y de la Fiscalía de Estado, decisiones fundamentadas por los informes de la Dirección de Catastro (que mostró los inmuebles con características similares en las inmediaciones) así como de la Escribanía General de la Provincia.

Comentá la nota