Diputados aprobó anoche el adelantamiento electoral.

Fue con holgura: 136 a 109. El proyecto adelanta los comicios a junio. No hubo sorpresas con el voto de los entrerrianos.
La Cámara de Diputados aprobó anoche y envió al Senado el proyecto del Poder Ejecutivo que propone adelantar las elecciones legislativas al 28 de junio, tras aprobarlo por 136 votos contra 109 en contra y ocho abstenciones, en el marco de una sesión especial convocada por el oficialismo para debatir ese tema.

Para iniciar la sesión, cerca de las 11.30 con la presencia de los 129 diputados requeridos para el quórum, el oficialismo contó con sus propios legisladores y el apoyo del Movimiento Popular Neuquino, el Frente Cívico de Santiago del Estero, la Concertación y otras bancadas minoritarias.

Tal como lo habían anticipado en las últimas horas, los bloques opositores bajaron al recinto una vez que el oficialismo logró reunir quórum.

El miembro informante del proyecto fue el diputado del Frente para la Victoria, Jorge Landau, que sostuvo que el adelanto de las elecciones para el 28 de junio propuesto por el gobierno “tiene un alto grado de razonabilidad, en especial por el contexto internacional de crisis financiera”.

En el cierre del debate, el presidente de la bancada oficialista, Agustín Rossi, dijo que el adelantamiento “es una decisión de sentido común, ni a favor de nadie ni en contra de nadie” y es una iniciativa que “apoyaron muchos bloques”, aunque destacó luego en declaraciones periodísticas que algunos legisladores opositores estaban de acuerdo por votaron en por “oposición debida”.

En cambio, el diputado del PRO, Julián Obiglio, se pronunció a favor de mantener la fecha que fija para la cuarta semana de octubre la votación, al sostener que la reforma (de la ley electoral) de 2004 “daba previsibilidad” al país.

En esa línea, el diputado radical Pedro Azcoiti remarcó que su partido “no cree que la reacción ante la crisis sea modificar la agenda electoral”, y definió a la propuesta oficial como un “gravísimo error”.

A su turno, la legisladora de la Coalición Cívica, Marcela Rodríguez, opinó que “el debate electoral se presenta como fuente de inestabilidad” y cuestionó que se “intente correr la crisis (financiera) del debate público”.

El debate registró su punto de máxima tensión cuando se produjo un cruce entre la el peronista cordobés Jorge Montoya quien llamó “atorranta” a la diputada de Coalición Cívica Patricia Bullrich. El incidente comenzó cuando la ex ministra de Fernando De la Rúa hizo referencia a la sospecha de fraude en la última elección en la provincia mediterránea.

Tras ser aprobado en Diputados, el proyecto pasará al Senado, que comenzará a debatir la iniciativa mañana mismo en la comisión de Asuntos Constitucionales y lo trataría en el recinto el miércoles 25, para cumplir con el plazo que establece que la fecha debe ser fijada tres meses antes de los comicios.

Entrerrianos. Nelio Calza, del Frente Para la Victoria (FPV) votó a favor del proyecto. “Es un acto de responsabilidad política”, indicó a UNO el parlamentario oriundo de Concordia, quien criticó al sector rural: “La oposición de los empresarios del campo, que hace un año comenzaron la campaña electoral, siguen desacreditando todo lo que el gobierno está haciendo y que mejor lugar que las urnas para conocer la realidad”.

Raúl Solanas del FPV manifestó que “atendiendo a los fundamentos de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de dar previsibilidad y un marco de referencia claro en relación al contexto internacional que se vive es que acompaño el proyecto”. La diputada Cristina Cremer, al igual que María de los Ángeles Pettit, ambas del Frente para la Victoria, acompañaron la propuesta del gobierno Nacional. Pettit detalló a UNO que “desde hace un tiempo se vive una presión muy grande y la mejor manera de legitimar un gobierno es a través del voto popular”.

No positivo. El radical Sergio Varisco dijo que “el único argumento es patear para adelante los problemas, demostrando la incapacidad del gobierno”. Acusó de “pretender ocultar con esta medida una trampa”, y la calificó como oportunista. En ese sentido alertó: “Esto demuestra que el país en octubre estará muy mal económica y socialmente”.

A su turno, Gustavo Cusinato rechazó el proyecto de adelantamiento por considerar que se modifica una Ley que “da previsibiliad”. Emilio Martínez Garbino del Concertación Entrerriana votó en contra, en tanto, Lisandro Viale del partido Socialista, fundamentó que rechazó el proyecto por considerar que “es un manotazo de ahogado”.

Comentá la nota