Diputados aprobaría hoy la ley de educación provincial

Luego de la ronda de consultas y tomando como referencia lo que dicen las mayorías, los diputados se aprestan hoy a aprobar la nueva ley de educación provincial que apunta a: la obligatoriedad de la enseñanza religiosa en las aulas, el condicionamiento de la educación sexual a la idiosincrasia de la comunidad en la que se brinde, a dar vía libre para que entidades de distinto rango se hagan cargo de una institución educativa, y disponer las pasantías de los estudiantes secundarios en las empresas, entre otros puntos.
Tras el análisis, una de las modificaciones más importantes fue que los gabinetes psicopedagógicos que funcionaban en las escuelas con equipos interdisciplinarios sean enmarcados en la estructura del Ministerio de Educación.

Y es que con el proyecto original impulsado desde el ejecutivo provincial no quedaba en claro la continuidad de estos grupos de contención escolar.

Entre las diversas críticas a la ley, está la que plantea la falta de definición respecto al presupuesto que necesita la cartera educativa.

Frente al tema de la religión y la obligatoriedad de su dictado en las aulas, los legisladores midieron la importancia de otorgarla como materia ante lo dicho por las mayorías.

Entre los argumentos de quienes se opusieron a esta posibilidad se encuentra el que cuestiona qué sucederá con las minorías o con los chicos que eligen no tomar religión, lo cual se entiende, está enmarcado en un derecho constitucional.

A esto se sumó un documento del Consejo Directivo de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Salta (UNSa), que indica que el dictado de esta materia va a contramarcha de la tolerancia.

Frente a ello, la integrante de la Cátedra de Metodología de la Investigación en Educación de esa casa de estudios, Cecilia Mena, sostuvo que lo expuesto por la decana de Humanidades, Flor de María Rionda, ante los diputados, "refleja el punto de vista legal de algunos docentes".

Mena sostuvo que el documento oficial que presentó la Universidad es el que se envió antes de que el proyecto de ley saliese del Ministerio de Educación.

Ante ello, afirmó su posición personal frente al tema indicando que "la enseñanza religiosa existe...y refleja un consenso social pluralista y casi unánime y ello no significa añadir ningún espacio curricular nuevo".

Al igual que lo indicado por quienes defienden el dictado de la materia sostuvo que "existe un derecho constitucional de los padres y de los niños que se vería negado en una injusta discriminación si se quitara ese espacio reservándolo solo para la escuela pública de gestión privada".

Aseguró que "negar la religión en los espacios públicos" es negar "una dimensión real de la vida humana y la convivencia social".

Y dijo que el "pluralismo religioso no es razón para silenciar su expresión sino para cultivar el mutuo conocimiento y el respeto recíproco".

Marcha

Desde la Agrupación Alternativa Docente se convocó hoy a las 19 a una marcha en la Legislatura Provincial en contra de la aprobación de este proyecto de ley.

Para el sector, el nuevo proyecto es una continuidad de la visión neoliberal y de mercantilización de la educación.

Criticaron además la obligatoriedad de la religión. Por su parte, los diputados del Partido Obrero volvieron a ratificar su voto en contra de la ley dado que entienden que no se resolverá la situación de fondo en las escuelas si no se garantizan las partidas presupuestarias

Comentá la nota