Diputados se aprestaban a aprobar expropiación de Zanon

Se demoró mucho por una larga lista de oradores. Hubo una movilización importante de sindicatos. Se votaba por mayoría el proyecto de expropiación por avenimiento del Ejecutivo provincial.
La expropiación de Zanon era considerada un hecho, cerca de la medianoche, en la Legislatura provincial, porque el oficialismo del MPN había conseguido la mayoría de los votos para aprobar el proyecto enviado por el gobierno de Sapag, por mayoría, con el voto en contra de la bancada radical, del que se escindió el diputado Eduardo Benítez, quien había anticipado su voto a favor.

Una larga lista de oradores, y de repeticiones cansadoras de los mismos argumentos, tanto a favor como en contra de la expropiación, extendió más de lo previsto la sesión, mientras fuera del edificio aguardaba una movilización de obreros, sindicalistas y agrupaciones políticas, convocadas por la cooperativa FASINPAT, la beneficiaria de la expropiación que ya se daba por hecha.

Dos diputados sintetizaron las posiciones: a favor del proyecto, Rolando Figueroa, del MPN, quien presentó la expropiación como la solución a una situación de incertidumbre, el mantenimiento de una fuente de trabajo, y el compromiso de paz social que -insistió- se le reclamó al sindicato ceramista como contrapartida al "esfuerzo" del Estado, que invertirá 23 millones de pesos en el procedimiento. Además, el oficialismo enfatizó que FASINPAT devolvería el equivalente de esa suma con su producción, para obras que encarara el Estado provincial.

En contra del proyecto argumentó centralmente el radical Marcelo Inaudi. El legislador cuestionó el proyecto por avenimiento porque -dijo- esa figura estipula el acuerdo certificado con firma de todos los acreedores, situación que no se verificó en el trámite neuquino. Destacó que el juez de la quiebra de Zanon no estaba enterado del proyecto provincial, y puso en duda la devolución del gasto estatal en "producción", porque -se preguntó- "¿Cómo hará la provincia para licitar una obra condicionada a usar cerámicos de Zanon?". Según la perspectiva de Inaudi, el Estado con esta expropiación lo que hacía era regalarle la fábrica a FASINPAT sin condiciones, "de manera que si FASINPAT quiere vender los bienes en un par de semanas, podría hacerlo".

En definitiva, más allá de los argumentos, la suerte legislativa estaba hechada, y la expropiación se aproximaba a su aprobación.

Comentá la nota