Un diputado tucumano insiste que la venta de droga en esa provincia tiene protección política

El legislador Pedro Balceda dijo a Perfil.com "estar convencido" que esta situación es real. Los contactos entre Kirchner y Alperovich.
"Estoy convencido que los vendedores de droga tienen el amparo del poder político" dijo el legislador tucumano Pedro Balceda a Perfil.com, en una entrevista exclusiva.

El parlamentario provincial que decidió hacer pública la situación, y que a partir de allí recibió amenazas, dijo no haber recibido el apoyo de sus pares sino solo críticas.

Días pasados, en un diario local, el legislador Oscar Godoy, que responde a Edgardo Depetris, criticó duramente a Balceda, al igual que Sisto Terán, ex vicegobernador de la provincia. Extraoficialmente trascendió que hubo una comunicación entre José Alperovich y Néstor Kirchner y que luego el ex presidente se comunicó con el dirigente Emilio Pérsico, referente político de Balceda, para que descalificara las denuncias del tucumano.

Balceda se presentará mañana ante la Justicia Federal y aportará toda la documentación que posee. Allí dará el nombre de personas que trabajan como punteros políticos en distintos barrios de la capital y del interior de la provincia, que usarían, según las denuncias, el reparto de droga como metodología para que llevar personas a los actos partidarios.

Los punteros políticos pertenecerían a legisladores, concejales y hasta a algún diputado nacional. Algunos de las personas involucradas podrían ocupar cargos públicos en la actualidad. Por último Balceda pidió que el gobernador Alperovich también realice su aporte a la Justicia Federal, ya que él dijo "conocer como los jóvenes ricos después de comer un asado, se fuman un porro o consumen cocaína".

Balceda adelantó que presentará un proyecto para que se cite a la Cámara legislativa a los ministros de Salud, de Desarrollo Social y de Seguridad para que juntos trabajen en la problemática de las drogas. Hasta el momento las autoridades de la provincia han minimizado o negado el tema.

La polémica por la venta de drogas estalló en Tucumán en diciembre pasado cuando un "dealer" (vendedor de droga) mató a un joven que fue a su casa a comprar "paco" en el barrio Costanera, ubicado en las periferias de la capital tucumana.

De acuerdo a los datos que manejan distintas organizaciones, en esta zona de asentamientos precarios, al margen del rió Salí, el 80 % de los jóvenes del lugar es adicto a alguna sustancia. Los padres de los jóvenes denunciaron que la policía sabe donde venden la droga pero que no hacen nada. Las madres de los adictos por su propia cuenta sacaron fotos y señalaron las casas donde se venden estupefacientes a las autoridades policiales, que permanecen con una llamativa inacción. Días después, estas mismas madres fueron amenazadas y viven atemorizadas en el barrio.

Comentá la nota