El diputado Nivio analiza el tema de la seguridad vial

Varios cuestionamientos realiza el diputado Carlos Nivio a la reciente sanción de un Nuevo Código de Tránsito en la provincia de Buenos Aires.

Carlos Nivio tiene hoy la condición que una vez, en tiempos del primer peronismo, tuvo Teodoro Bronzini: ser el único socialista en una cámara legislativa de la provincia de Buenos Aires bajo un gran poder del justicialismo.

Nivio es diputado por la V Sección Electoral y preside la comisión de Transporte y Tránsito de la cámara baja en la Legislatura, grupo que durante gran parte de 2008 se abocó al estudio de un nuevo Código de Tránsito para la provincia.

Al momento del balance del año transcurrido y de planteos para el 2009, el legislador socialista lamentó que el oficialismo dejara de lado ese trabajo minucioso de la comisión, que llevó seis meses y venía con un despacho por unanimidad, incluyendo el acuerdo de los legisladores oficialistas, y terminara aprobando con la abrumadora mayoría propia el código de tránsito que el gobierno "bajó" a la cámara ese mismo día, y "por el que se han impuesto los radares con el afán de recaudar especialmente en la temporada de verano".

Los radares

"Parece como si los radares fueron "la medida" para dar una solución definitiva a la seguridad vial y sólo se trata de una medida más", dijo Nivio y consideró que existe respecto de los accidentes una batería grande de causas, no sólo la de la alta velocidad, como las del cansancio, la falta de señales y de amojonamiento, el consumo de alcohol, el escaso ancho de muchas rutas.

En cuanto al propósito prioritario de recaudar que él atribuye al oficialismo, privilegiando lo económico por el de la prevención, el diputado Nivio hizo algunas puntualizaciones:

* "La ley que al fin se aprobó otorga a la autoridad de aplicación (la policía, etc.) atribuciones impositivas propias de ARBA y así, en el momento de hacer la VTV puede verificar si el vehículo está al día con el impuesto al automotor, y, obviamente, intentar cobrar la deuda. Esta "novedad" puede hacer que concurra menos gente a la VTV, lo cual es contrario a la seguridad vial, puesto el fin de ir a la VTV es tener vehículos más seguros y no recaudar impuestos.

* La ley sancionada dice que el producto del cobro de tasas por servicios administrativos y cualquier otro rubro derivado del otorgamiento de licencias de conducir, tendrá como destino el Ministerio de Jefatura de gabinete y Gobierno. Así, toda la recaudación en concepto de licencias --recaudan los municipios porque éstos son los que otorgan las licencias--, se centralizará e irá directamente al Ejecutivo provincial. La Provincia, luego, repartiría de algún modo esta recaudación entre los Municipios? ¿Con qué criterio distributivo lo hará? Y pregunto si lo hará".

* Y la distribución de la recaudación que se obtenga por el cobro de las multas sería la siguiente: en toda ruta que pase por la provincia irá a ése destino el 100 por ciento de lo que se cobre; en caso de una ruta en el tramo que pasa por el éjido urbano y la infracción la detecta la policía de la provincia, el 75 por ciento de lo cobrado por la multa también iría a la jefatura de Gabinete y el 25 por ciento a la Municipalidad, y en este mismo caso pero la falta es detectada por un agente municipal, entonces lo cobrado se reparte a un 50 por ciento entre la provincia y la comuna".

Otras cuestiones

Según Nivio varias cuestiones importantes han quedado de lado en esa instancia en la que el proyecto de nuevo código de tránsito provincial, que elaboraron los legisladores y que contemplaba esas cuestiones, fue reemplazado por el proyecto que el Ejecutivo llevó a último momento al plenario de la Cámara de Diputados.

Citó los siguientes ejemplos:

* La obligación de instalar dispositivos limitadores de velocidad en los vehículos destinados al transporte de pasajeros y de cargas.

* La obligación de cumplir con la ley provincial 11.720 de Residuos Especiales y la Ley provincial 11.437 de Residuos Patogénicos.

* No se modificó la tipificación de las faltas y su división en graves y leves (art. 129º y 130º del PCT). Tampoco se tuvo en cuenta todo lo referido a la Estructura Vial Complementaria dispuesto en el art. 26º del PCT, ni la prohibición de destruir señales, instalaciones, obras de arte y árboles (art. 32º del PCT), ni la creación de la Escuela de Instructores (art. 14º del PCT) para instructores en el manejo de vehículos.

* Tampoco se deja en claro que predominarán la letra de las Leyes provinciales “Orgánica del Transporte de Pasajeros” (Decreto ley nº 16.378/57) y “del Transporte de Cargas” (Ley Nº 10.837) por encima de la ley nacional.

Comentá la nota