Diputado advierte "compra especulativa" de campos

El diputado de Puerto Deseado, Roberto Fernández, es el autor del proyecto de emergencia agropecuaria que posibilitará (si el Gobernador firma el decreto) que los productores ovinos del departamento de Deseado, puedan hacer frente a la sequía que desde haces meses acusa a dicha región, sumado a la caída del precio de lana producto de la crisis financiera.
En este contexto, el Legislador observó con inquietud la creciente “compra especulativa de campos” en los alrededores de las ciudades de esta franja norte o cerca de la costa. “Vienen capitalistas de otros lugares y se adueñan de grandes superficies, nada más que para tenerlos, porque observás que de producción cero”. Fernández “sospechó” que esa adquisición de campos tiene que ver, tal vez, con “especulaciones” relacionadas a la producción petrolera.

Perdidas

Por otra parte, el Diputado informó que en relación a la esquila del año pasado, se ha perdido un 30 % en la cantidad de kilogramos, según lo que cuentan los productores zonales; y en corderos “no va a pasar de un 20 ó un 30 por ciento de parición” de lo que había sucedido en el período anterior. “Amén de la situación que estamos viviendo ahora, con el viento y la sequía que persiste”, comentó.

Destacó que la capacidad forrajera es menor, como consecuencia de los últimos fenómenos climáticos y la desertización, cuyo proceso paulatino continúa desde hace varias décadas.

En este departamento de la zona norte santacruceña, hay cerca de 300 productores, la mayoría son pequeños o medianos. “Son muy pocos los ganaderos con 10 mil ó 12 mil animales, los demás poseen poco más o poco menos de 3 mil animales”, detalló.

Agregó que “los valores internacionales de la lana cayeron alrededor de un 40 por ciento, ya que el precio no creo que pase de 1,80 dólares”. Y los costos son más notables porque la esquila “se pagó en 3 pesos o 3,50 pesos el año pasado”, y ahora se vaticina un monto de 6 pesos.

Estudios tecnicos

El ministro de Producción, Jaime Alvarez, estuvo en Deseado la semana pasada para tratar este asunto, y el jueves pasado, la titular del CAP, Silvia Batarev, hizo su última recorrida por la región afectada, completando los registros del equipo técnico, incluso con imágenes satelitales.

Todo ello es requisito para que Peralta pueda rubricar el decreto de emergencia. En realidad, con ese instrumento legal, la intención de Fernández y otros legisladores que lo acompañan en la iniciativa, como Ana María Urricelqui de Jaramillo, Rubén Contreras y Eugenio Quiroga de Caleta Olivia, Horacio Miguel de Pico Truncado y Luis Hamer de Las Heras, es que éste sea “trasladado” al Ejecutivo nacional, para adherirse a la Ley nacional 22913, “y así obtener fondos de auxilio por la declinación de la lana y carne ovina”, en una suerte de “anticipo por compensación de pérdidas”. La próxima reunión entre los estancieros y los legisladores mencionados será el día 23 en Jaramillo.

“Con un subsidio global de 4 a 6 millones de pesos se estarían cubriendo todas las necesidades que tienen los productores. Lo fundamental es una ayuda para la esquila, porque un productor con 3 mil animales tendrá que pagar 18 mil pesos de esquila. Si el animal posee en promedio 2 ó 2,5 kilos, lo obtenido por la venta cubre la esquila, 4,80 ó 5 pesos, y deja muy poco margen para la supervivencia de la actividad”, argumentó Fernández. El departamento Deseado, produce anualmente dos millones de kilogramos de lana.

El Diputado deseadense, abogó por buscar “alguna política de Estado para que los campos no vuelvan a quedar despoblados como en la segunda mitad del siglo pasado”.

Inversion estatal

Como antecedente a estos trámites, Roberto Fernández se había contactado en julio con el ex secretario de Agricultura de la Nación, Javier de Urquiza sobre la posibilidad de crear un Fondo anticrisis, “pero a los dos días de hablar con él renunció por la entente con los ruralistas pampeanos”.

De todas formas, desde la misma Santa Cruz ya se está gestando una política de inversión estatal para el próximo año, ya que el CAP le anunció que se perforarán pozos de agua para los animales en distintos sectores cercanos a estancias.

A la provincia, la firma de este decreto de emergencia no le significará mayor erogación. “Tal vez el Estado provincial tenga que asumir el costo de la refinanciación de algunas líneas de crédito ovina”, explicó el Diputado.

No es la primera vez que se declara la emergencia para este castigado sector productivo. “Cuando estaba Néstor Kirchner como gobernador, se implementó un subsidio lanero de 30 centavos cuando el producto tenía valores muy bajos. Así, ello significó que en tres años ese subsidio equivalió a toda una ‘cosecha”, recordó Fernández.

Comentá la nota