La ex diputada intentó justificar su inesperado acercamiento a la Casa Rosada

La ex funcionaria de Binner aseguró que "no hay ningún cambio de conducta" en su decisión de ocupar una nueva secretaría que dependerá de Aníbal Fernández
María del Carmen Alarcón insiste en que su inesperado salto al Gobierno no implica "cambios" en su posicionamiento respecto del reclamo del campo.

"No hay ningún cambio de conducta", aseguró la hasta ayer funcionaria del gobernador socialista de Santa Fe, Hermes Binner, y flamante secretaria del gobierno nacional.

En el mismo sentido, Alarcón aseguró que la decisión de incorporarse a las filas del oficialismo con su designación al frente de la flamante Secretaría de Integración Nacional, cuya creación propuso ella misma y decidió Aníbal Fernández, tiene que ver con su voluntad de "ir resolviendo los problemas" de los productores agropecuarios.

"Nadie cambió la actitud, no cambié para nada. lo que sí cambió en nosotros es la vocación de verlo cómo lo hacemos definitivamente", explicó la ex diputada justicialista, quien en 2006 había sido expulsada por el kirchnerismo de la Comisión de Agricultura de la Cámara baja por su férrea oposición a la política de carnes del entonces presidente Néstor Kirchner.

"No quiero mirar de hoy para atrás. Si miro para atrás, no puedo hacer nada, prefiero mirar para adelante. Hace meses que la gente espera en el interior: la gente tiene unas ganas de trabajar enormes, y tiene muchos problemas", reforzó la líder del grupo Pampa Sur en declaraciones a radio La Red.

Salto. Durante el conflicto entre el campo y el Gobierno, surgido en marzo del año pasado por la resolución que estableció las retenciones móviles, la ex diputada participó de decenas de manifestaciones en las rutas, e incluso estuvo procesada por la obstrucción de la ruta nacional 9, cerca de San Pedro, junto a otros dirigentes políticos, ruralistas y sociales.

El "regreso" de Alarcón al kirchnerismo se produce días después de que Carlos Reutemann, su primer referente político, echara de su propio bloque a la también senadora Roxana Latorre por apoyar con su firma el dictamen oficialista que prorrogó las facultades delegadas en el Poder Ejecutivo.

Comentá la nota