Una diputada denunció que la policía torturó a su hijo

Gladys Soto, del FpV, dijo que su hijo es víctima de una "persecución" policial. La fuerza lo negó y acusó al joven por incidentes.
La diputada nacional por Chaco Gladys Soto denunció públicamente que un grupo de policías golpeó y torturó a su hijo en una comisaría de Resistencia y pidió que los involucrados sean removidos. La policía negó el hecho y acusó al joven de causar incidentes dentro de la celda.

La legisladora, que pertenece al bloque del oficialista Frente para la Victoria, dijo este martes que su hijo es víctima "desde hace tiempo" de una "persecución" policial y reclamó al gobierno provincial que ordene la "baja" de "todos" los efectivos involucrados en el hecho.

En una conferencia de prensa, Soto acusó a los policías por "reprimir" a su hijo y someterlo a "apremios ilegales", al igual que a otras personas. "Espero que el gobierno (chaqueño) disponga su merecido y les de la baja a todos (los policías), porque no es la primera vez que actúan de esta manera", expresó Godoy a la prensa.

Además, la legisladora contrastó la versión de los agentes de seguridad con el testimonio que le habría dado un médico forense, quien, según dijo, le confirmó que su hijo tenía signos de haber sufrido torturas y hasta golpes causados por la culata de un arma de fuego.

LA VERSIÓN POLICIAL. Fuentes policiales citadas por diferentes medios de prensa chaqueños negaron la acusación de la diputada, señalaron que el joven fue detenido tras protagonizar un "incidente" y que una vez en la celda "fumó marihuana" e intentó quemar los colchones de la Comisaría Tercera Metropolitana.

La versión de la fuerza de seguridad destacó que el lunes los policías realizaron una requisa en la celda donde estaba alojado el hijo de la legisladora y habrían encontrado varios gramos de marihuana. La situación provocó el enojo del joven, quien, según las fuentes policiales citadas, junto a otros detenidos habrían causado un incendio al quemar algunos colchones.

Tras el hecho, el hijo de la diputada kirchnerista y el resto de los detenidos fueron trasladados a una oficina de Sanidad Policial, donde los médicos policiales, dijeron las fuentes, habrían constatado que no sufrió heridas.

Comentá la nota