Dios, la Virgen, Perón y el feminismo, en versión Rosso

Graciela Rosso habló con los medios de prensa. Eso sí, eligió muy bien a sus entrevistadores. Dio notas para “Estado de Salud”, un programa de cable que conduce un médico ex compañero de trabajo, y en “24CON”, portal dedicado puntualmente a la difusión de las actividades políticas del conurbano.
Dos propuestas periodísticas ignotas para la inmensa mayoría de los lujanenses, consiguieron lo que muchos otros medios de comunicación local no logran por más que golpeen y golpeen las puertas de la Intendencia: Graciela Rosso les concedió extensas entrevistas.

Los elegidos fueron: un programa de cable llamado “Estado de Salud” que se emite los jueves a las 16 por América 24, y la página web “24CON. Conurbano on line”, dedicada especialmente a noticias comunales del conurbano bonaerense.

En el primero, dialogó con el Dr. Carlos Chagalj y el Dr. Alfredo Weinssenböck quien dijo haber compartido “veinte años de trabajo codo a codo” con Rosso y a la que presentó como compañera de una pasión: “la pasión por el hospital público”. En ese programa, Rosso se explayó sobre teoría acerca de políticas de salud pública.

En 24CON el enfoque fue más amplio. Este medio, en el marco de un espacio que bautizó “24CON habla con los intendentes”, Rosso apareció en cinco notas y una columna de opinión.

El espacio principal lo ocupa una entrevista con tono intimista que los periodistas Cecilia Di Lodovico, Luis Rosales y Daniel Olivera resolvieron titular “Una atea en la tierra de la Virgen y de Moneta”. La bajada de ese título fue el siguiente: “Gobierna la ciudad de la Virgen por excelencia, pero se confiesa atea. Llegó al peronismo desde la izquierda y dice que Moneta es un ‘vecino más que paga sus impuestos”.

- ¿Cómo es ser kirchnerista donde la tradición, la fe, la religiosidad es tan fuerte y donde además vive un ultracatólico como Raúl Moneta?

- Moneta me paga los impuestos y es controlado como cualquier otro vecino. Yo me llevo muy bien con el arzobispo, me llevo muy bien con monseñor y no tengo ningún problema.

- ¿Qué tan católica es?

- Nada, soy atea.

- Una atea intendenta de Luján. ¿Qué le dijo el obispo? ¿Lo acepta?

- Sí, por supuesto. El otro día con la peregrinación gaucha le hizo un chiste a mi hija. Le dijo llamá a tu papá y contale que tu mamá está en misa. Mi marido estaba de viaje y entonces mi hija más chiquita, la de 9 años, atendió el teléfono y mi marido le preguntó, -domingo a la mañana- por mí. Mi hija le contestó: “Mami está en misa”. Su primera reacción fue decir: “Me voy diez días y tu madre ya se hizo católica” (risas).

Las preguntas de 24CON no se apartaron de la intención de presentar a Rosso a aquellos que jamás oyeron hablar de ella, pero –a juzgar por los textos- sin la más mínima intención de incomodarla con los banales problemas de Luján.

- Ese dato (el familiar) la hace más parecida a Bachelet que a Cristina. Le falta divorciarse...

- No, no me pienso divorciar (se ríe). Eso no.

- ¿Qué le parece ella (Bachelet)?

- Es excelente. Se la hicieron más difícil porque es mujer. El conflicto del Trasantiago (red de transportes urbano) fue más una excusa de sectores que no aceptaban una mujer en el gobierno, porque ojo que Chile es más duro contra las mujeres que Argentina. Lo mismo que México; son dos países muy machistas.

- ¿Y usted es socialista como Bachelet?

- No, yo soy peronista.

- ¿Desde la cuna?

- No, era de la izquierda, pero me hice peronista porque creo en los principios de la justicia social, la soberanía política y la independencia económica.

- ¿Cómo fue la transformación de la izquierda al peronismo?

- Nunca fui una militante abierta de la izquierda. Soy profundamente pragmática, no creo en los movimientos políticos que no pueden concretar en acción las cosas. La declamación política no le sirve a nadie, declamar principios todo el día, por más que sean los mejores del mundo, no le sirve a nadie. Lo que admiro del peronismo es esa capacidad de llevar a la acción concreta lo que piensan.

- ¿Qué edad tenía cuando se hizo peronista?

- Veintitrés, veinticuatro años. Me afilié al peronismo recién en el 2004. Nunca nadie me lo pidió. Yo fui funcionaria de Kirchner estando fuera del peronismo. Participé en el gobierno de Duhalde y no estaba afiliada.

- ¿Evita o Perón?

- Mi admiración por Eva Perón es absoluta. El motor del peronismo fue Eva Perón. Perón fue el que le dio la idea, la teoría y que tomó mucho de la izquierda. Y además admiro mucho a William Cooke, porque si Cooke lo hubiera convencido de algunas cosas el peronismo hubiera sido mejor. Pero aún así, creo que el motor del peronismo fue Eva.

- Para una atea, la Basílica de Luján y la Virgen serían como un ícono, como un atractivo turístico. ¿Cómo maneja eso?

- No. Lo manejo respetuosamente, como tengo que hacerlo. Es la religión que abraza la mayoría de los argentinos, es la patrona de Argentina. Yo no me voy a hacer católica porque me haya convertido en la intendenta de Luján, pero yo soy respetuosa de la libertad de culto.

- ¿Y en qué tiene fe?

- En los valores y en la gente. En los seres humanos.

- ¿Qué valores? ¿Cuáles son?

- Principios, honestidad, solidaridad, igualdad. La religión pregona montones de cosas, pero muchos católicos no las cumplen.

- Parece abrazar los principios de la Revolución Francesa.

- Es más sencillo. No creo en la existencia de Dios, por ejemplo.

- ¿Qué le provoca que tanta gente venga por la Virgen?

- Los seres humanos necesitamos creer en algo y la gente cree en eso para aliviar sus dolores.

- Y es un buen negocio para Luján ¿o no?

- No lo tomó así, no lo veo como un negocio.

- ¿Le gusta el Che?

- A mí me gustan muchas cosas que hizo el Che y me gustan muchas cosas que hizo Evita, y de otras personas que han hecho cosas, para mí, muy valiosas para el mundo.

“FANÁTICA” FEMINISTA

“Las mujeres somos de retar mucho” es el título de otra de las notas en las que 24CON fragmentó su encuentro con Rosso. Le preguntaron: “¿Cómo se dice? ¿Intendente o Intendenta?”. “¡Intendenta! Además, porque las mujeres decimos que es femenino. Si vos fueras secretario, no te diría secretaria. Y en cambio, insisten con decirnos ‘la juez’ y es jueza. Soy una defensora fanática de las mujeres”, dijo Rosso.

- ¿Y en Luján la miran con lupa por ser mujer?

- Sí, sí. Además, siempre ocurre. La relación con los compañeros intendentes también es distinta... (se ríe).

- ¿Se cuidan? ¿Qué hacen o dejan de hacer porque está usted?

- Acá en la Intendencia me pasa que desde los secretarios hasta los propios empleados, les cuesta que yo sea mujer.

- ¿Los reta mucho?

- Sí, pero las mujeres somos de retar mucho. Creo que hay mujeres que a lo mejor no, pero las mujeres que dirigimos y que conducimos estamos acostumbradas a poner límites (golpea la mesa con gesto de firmeza). A decir ‘esto es hasta acá, no más’. Y eso a los hombres los descoloca. Están pendientes si nos enojamos o no nos enojamos. Las mujeres si nos enojamos somos medio locas, en cambio si es un hombre, está poniendo rigor.

- ¿Usted cree que el mundo sería mejor gobernado por mujeres?

- Me parece que los temas sociales nunca hubieran tenido tanta relevancia como hoy si no hubiéramos estado las mujeres en la cocina política. (...) Además, las mujeres somos más perseverantes y más obsesivas en el trabajo.

- No lo dirá por el ex presidente Kirchner, que es un obsesivo del trabajo...

- Sí, por eso digo. Yo no estoy desmereciendo a los hombres, ni mucho menos. Lo que digo es que hay “prioridades masculinas”, como la economía.

- ¿Luján es más machista que otros lugares?

- No, es igual.

- ¿Aunque esté la Virgen?

- Bueno, pero la Virgen es la Virgen (risas). Es cierto que es un lugar muy tradicional, pero el machismo es un tema cultural, porque al final las que educan a los hombres son mujeres.

También le preguntaron por sus hijos y cómo se hace para convencer a Kirchner. “Y, las cosas hay que hablarlas, explicarlas, fundamentar. Nosotros veíamos con otros compañeros de la provincia, que las leyes estaban aprobadas pero no llegaban a la gente”.

- ¿Por ejemplo?

- Por ejemplo, el tema de educación, la salud sexual y reproducción responsable, los derechos de la niñez, o el tema de producción y desarrollo productivo. Entonces vos veías que el gobierno nacional planteaba una cosa y los gobiernos locales seguían repartiendo planes como si todavía viviéramos en la crisis de 2002. Y la verdad, yo no quiero rehenes políticos, yo quiero ciudadanos.

- ¿Pero en Luján había peronistas?

- Sí, pero hacía doce años que estaban en el gobierno, ya le habíamos dado tiempo los lujanenses para que cambiaran.

Los elegidos por Rosso

24CON es un proyecto periodístico que proclama su nacimiento “para dar respuestas a la falta de información existente hoy sobre la región metropolitana, integrada por municipios del conurbano bonaerense y la Ciudad de Buenos Aires”.

Indican que la información de 24CON está focalizada en los 30 distritos del Gran Buenos Aires, “una de las regiones más populosas de la Argentina que hoy no es reflejada en los medios nacionales”.

Conforman 24CON directivos con amplia experiencia en los principales medios gráficos de la Argentina, en comunicación política y en dirección de empresas, según afirma su portal.

El resultado de la entrevista de Rosso con los hacedores de 24CON generó halagos por parte de los autores: “Desde diciembre pasado Rosso tiene la membresía de un club súper exclusivo: el de los intendentes del conurbano bonaerense. Es casi el único VIP de la Argentina que no tiene buena prensa. Desde el poder mediático los tildan de ‘gordos’, con toda la carga que ese mote implica. Ella, como buena mujer de principios (su raíz “de izquierda” hace notar su influencia), conversa al peronismo (un alarde de pragmatismo), hace una defensa cerrada de sus colegas. Con inteligencia y astucia sobrevalora sus virtudes y minimiza sus defectos más inocultables”, señalaron.

“Los muchachos no son lo todo (sic) que dice todo el mundo. Son tipos que laburan todo el día, y que tienen que enfrentar y contener cosas muy difíciles. Cuando escucho a algunos hablar de Curto (Hugo) y que lo caricaturizan, yo pienso: ‘pero esta gente no sabe que ese hombre está desde las siete de la mañana, atendiendo gente, administrando lugares muy complicados... ¡Hay que ser intendente de Fuerte Apache! Y eso es lo que se subestima”, opinó Rosso.

Daniel Olivera le dedicó una columna de opinión al encuentro con la jefa comunal. “Miradas y reflexiones sobre la entrevista a la única mujer que se anima a gobernar el conurbano profundo”, escribió. Y agregó, entre otros conceptos, que la charla con Rosso “empezó por el pago chico y castigó a los ‘compañeros’ que estuvieron doce años y según ella (a juzgar por la derrota que les propinó debe tener razón) hicieron poco y nada. Se envalentonó contra Felipe (le dijo “guitarrero”, un apodo en otra época sólo reservado para radicales), cargó contra Menem y Duhalde (...). Se animó a decir sin que le temblara ningún músculo de la cara que Evita y el Che eran más que el mismísimo General Perón. Que ella hasta los veintipico había sido una clásica ‘zurdita’ pero que el pragmatismo peronista la había seducido tanto como su marido, el padre de sus cinco hijos”.

Comentá la nota