"Yo no soy Dios..."

ROSARIO CENTRAL: Lo dijo Russo, en su presentación. Calificó la situación como "delicada" y aclaró: "Salimos adelante con el trabajo de todos". Ya estuvo con el plantel.
Apurado por irse a charlar con el plantel concentrado en Arroyo Seco, y con el interino Ariel Cuffaro Russo, así se lo vio a Miguel Angel Russo en la presentación oficial como técnico de Central, en la conferencia de prensa montada ayer, cerca de las 20, en la sede del club.

Habló 16 minutos. No esclareció los términos formales de su vinculación ("se sabrá en el momento indicado"...), aunque trascendió que una cláusula determinará el corte o la continuidad de su trabajo al finalizar el Clausura.

En el aire campeaban dos cosas: la crítica situación del equipo y la buena onda entre él y el ambiente. Sobre lo futbolístico, tiró: "Estamos en una situación delicada... No soy Dios. Las cosas no las hago solos. Salimos adelante con el trabajo de todos". Respecto de la sintonía con Central, comentó: "Gracias a Dios no tengo que presentarmente en este club y en esta ciudad".

Cuando se le preguntó porqué aceptó dirigir aquí en estas circunstancias, incluída las personales, tras su fresca desvinculación de San Lorenzo, dijo: "Buscar una respuesta es difícil: uno viene a trabajar con la mejor predisposición". Y redondeó: "Muchachos, ¡esto es Central!". Quedaba claro que el compromiso estaba atado a una decisión dictada por su corazón. En ese sentido, el presidente del club, Horacio Usandizaga, había dicho previamente que desde que comenzó su gestión, siempre se le pidió que trajera a Russo. "Nunca pudimos, hasta ahora... Lo agradeció vivamente el dirigente: "No es fácil agarrar en en este momento. Aceptó el desafío por su cariño al club".

El apuro lo hizo zafar a Russo de más preguntas. Por eso dijo que " se necesita hablar menos y trabajar más". Y se fue para charlar con sus jugadores.

Comentá la nota