Dinaf: el subsidio a los hogares llega con hasta 3 meses de atraso

En algunos de los hogares para niños que dependen económicamente de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia, el subsidio que les envía el Gobierno llega con casi 90 días de atraso.
"Son varias las instituciones que nos han hecho llegar estas quejas", asegura Cristina Herades, senadora del Confe y presidenta de la Comisión de Derechos y Garantías de esa cámara.

A la mayoría de los hogares recién se les ha depositado el dinero correspondiente al mes de julio la semana pasada. "Todos los años pasa esto. No es un problema de esta gestión, ha sucedido siempre", comentó Teresa Pía, apoderada legal de Ivrea, organización que maneja un hogar y una escuela en Punta de Agua, San Rafael, adonde concurren chicos que viven en puestos.

"Están con un atraso de 3 o 4 meses en el pago casi siempre. Yo trato de alimentar a los chicos como puedo pero cuesta mucho", explicó Alejandrina de Coca, de la Asociación Campo Flores.

El atraso motiva a las personas que dirigen las ONG a recurrir al fiado, y a comprar artículos fuera del circuito legal para abaratar costos. "Los chicos necesitan alimentarse todos los días, tenemos que hacer que coman como sea", explicó de Coca. La mujer contó que en una ocasión recibió un llamado del Ministerio de Desarrollo Humano para reunirse con su titular, Silvia Ruggeri. "No pude ir porque no me alcanzaba para le micro, con esas monedas me fui a las zonas rurales a tratar de conseguir verduras baratas para los chicos", confesó.

"Acá, como es una ciudad chica y nos conocemos todos, no hay problema con el fiado", dijo Pía, que trabaja desde General Alvear para el hogar.

"Las demoras de 2 o 3 meses son habituales", comentó Miguel Soler, de la Asociación Obra, Corazón y Voluntad, de San Rafael, que dijo que "con la ayuda de la gente de la comunidad se sale adelante".

Desde varias de las asociaciones consultadas comentaron que casi siempre los subsidios que llegan no tienen en cuenta el número real de chicos que hay en los hogares.

"A nosostros recurren muchos chicos, y no se les puede decir que no", aseguró Mónica Ojeda, de la Asociación Ganas. Este hogar, ubicado a la vera de la ruta 40, en San Carlos, alberga hoy a 13 chicos, aunque el dinero que la Dinaf envía contempla a 10 menores. El subsidio es de cerca de 700 pesos por cada uno, pero el hogar logra sustentarse "porque a eso se suman lo que nos aportan nuestros benefactores", explicó la mujer, que dijo que "siempre se ha reclamado un mayor aporte estatal", aunque tanto la administración del recientemente desplazado David Funes como durante el Gobierno de Cobos han rechazado este pedido.

Esas demoras son algunas de las irregularidades de la gestión de Funes denunciadas ante la Comisión de Derechos y Garantías. En muchos casos, sin embargo, estos reclamos se hicieron de forma anónima, ya que había miedo a represalias o mayores demoras en los pagos.

El trabajo diario de los hogares, sin embargo, se mantiene ajeno a los cambios de timón de la dirigencia política, porque se enfrenta a situaciones mucho más apremiantes. "Yo me encomiendo a Jesús todos los días, para conseguir la ayuda necesaria y darle de comer a los chicos", indicó Alejandrina de Coca. "Hago artesanías y me voy a vender a las ferias, o hacemos torta fritas con las chicas y salimos a ofrecerlas", contó la mujer. La clave, parece, es la actitud. "Tenemos que trabajar con lo que tenemos y enseñar el bien y la verdad, y exaltar las cosas buenas", contó Soler. Conocer su historia puede ser un primer paso.

Comentá la nota