Dimiten funcionarios de la Dirección General de Escuelas

La DGE se enfrenta a dimisiones en un momento clave, justo cuando discute con los docentes un acuerdo salarial para evitar posibles paros. Críticas a Iris Lima.
La Dirección General de Escuelas (DGE) se enfrenta a dimisiones en un momento clave, justo cuando discute con los docentes un acuerdo salarial para evitar posibles paros. Ayer presentó la carta de renuncia el director de Recursos Humanos, Sebastián Brizuela, quien en la misma cuestionó el desempeño de la directora General de Escuelas, Iris Lima.

Pero eso no es todo. Ya casi al cierre de esta edición llegaron a la redacción rumores acerca de la renuncia de la directora de Educación Media, Marisa Pérez, y de trabajadores de la dirección que Brizuela –hasta hoy– dirige ya que hasta ahora la renuncia no fue aceptada.

Sin embargo, Pérez confirmó que su decisión de renunciar “aún no está tomada” y que por este momento lo está “evaluando”.

En tanto, ayer por la tarde miembros de la dependencia que Brizuela tiene a su cargo presentaron una carta a la Gobernación para que la renuncia de éste no sea aceptada.

Ciudadano intentó comunicarse con el funcionario, pero no fue posible. Lo que sí se conoció fue la carta que le presentó ayer en la mañana a Lima, en la que critica duramente la actual gestión.

El funcionario acusa a la directora de Escuelas de no haber cumplido su palabra en un procesamiento de liquidaciones, pero también por la falta de confianza hacia su trabajo, por un trato descortés y por no dar curso a proyectos emprendidos por Recursos Humanos, haciéndole perder beneficios a empleados de la cartera educativa.

El nivel de malestar del ex intendente de Lavalle se evidencia ni bien comienza la carta: “Nuestros intereses hoy coinciden, porque usted tiene ganas de que yo me vaya y yo tengo ganas de irme", señala la renuncia que recibió Lima.

En tanto, Pérez aseguró que desconoce los motivos puntuales por los cuales renunció su compañero y si existió maltrato, como dice en Brizuela en su carta.

Además señaló que para todos los funcionarios está permanentemente la posibilidad de renunciar “de acuerdo con los superiores y a las necesidades”. Con estas palabras, la directora de Educación Media no despejó las dudas respecto a su renuncia y evidenció que en la DGE la estabilidad no es la que reina.

Comentá la nota