Dimes y diretes

Que si, que no.- Durante el recorrido de obras de pavimentación en el Barrio 11 de Marzo, el gobernador, José Alperovich, fue interceptado por un grupo de puesteros del Mercado del Norte. “Nosotros sabemos que tenemos que mejorarlo. Pero la gente quiere que ahí (por la esquina de Mendoza y Maipú) siga funcionando”, dijo el comerciante Ricardo Chaya al mandatario. “Bueno, ya veremos”, respondió Alperovich. Sin embargo, minutos después, al ser consultado por los periodistas, el gobernador dijo: “No los vi (por los puesteros)”. Chaya, junto a Fernando Rojano , Gustavo Campero y Rodolfo Brizuela se trasladaron al sur de la capital para dialogar con el mandatario. “Nos dijo que quizás nos reciba cuando vuelva de Estados Unidos”, refutó Brizuela.
Agradecidos.- Una vez que el gobernador y que el concejal Ramón Santiago Cano (en ejercicio de la intendencia) terminaron de recorrer los trabajos en las calles del barrio 11 de Marzo, los puesteros del Mercado del Norte se acercaron para hablar con el presidente del Concejo capitalino. Le agradecieron por “bajarle el tono” al conflicto con sus declaraciones en la edición del jueves de LA GACETA. Cano había descartado un desalojo por la fuerza en pos de la paz social, dado que hoy vence el plazo administrativo para que los comerciantes abandonen el edificio.

“No queremos que nos mienta”.- Con esa frase increpó un joven a Alperovich cuando este bajó del vehículo oficial que lo llevó al sur de la ciudad. El vecino cuestionó que se hubieran pavimentado unas cuantas calles del barrio y no todas. “Hay mucho por hacer y no podemos solucionar todo tan rápido”, le respondió el mandatario.

Comentá la nota