Dimes y diretes

Lentamente comenzaron a regresar a sus despachos los funcionarios del Poder Ejecutivo; algunos más “tostados” que otros, producto de una estadía en la playa. Así es como se comentó ayer en los pasillos de la Casa de Gobierno que el mejor “bronceado” lo trajo el interventor de Vialidad, Raúl Basilio (foto). A otros que se observó con un “buen color” fue al presidente del Ente Tucumán Turismo, Bernardo Racedo Aragón.
Quien tambien se reincorporo a sus funciones fue el ministro de Economía, Jorge Jiménez, a quien ayer se lo vio ingresar varias veces al despacho del gobernador, José Alperovich. “Anda haciendo cuentas por el anuncio del mandatario sobre los $ 500 de adelanto a los estatales”, dijo un colaborador del titular del Poder Ejecutivo. Los dichos de Fernando juri respecto de la intención del Gobierno de llamar a una nueva reforma constitucional fueron analizadas por algunos colaboradores del mandatario. Luego de algunas cavilaciones, se deslizó que no era conveniente responderle. Alperovich siguió esa línea de acción y cuando los periodistas le preguntaron sobre las declaraciones de su compañero de fórmula en 2003 expresó: “de eso no hablo”.

Los dirigentes sindicales estatales estaban esperando el regreso al despacho de un funcionario: el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez; que lo hizo ayer por la tarde. Los gremios que nuclean a los empleados públicos tienen como interlocutor al titular de la cartera política a la hora de hablar de mejoras salariales o de discutir sobre el convenio colectivo de trabajo. Un tema que preocupa a la dirigencia es cómo se devolverán los $ 500 que adelantará el PE. Algunos plantean que no se reintegre.

Comentá la nota