Se diluyó el poder opositor de Juez en la Unicameral

En 2007, la sumatoria juecista obtuvo 17 bancas / Hoy, el Frente Cívico tiene sólo 11 escaños / La UCR le arrebató la primera minoría.
Luis Juez está en carrera para ser gobernador de Córdoba desde hace mucho tiempo. Estuvo cerca en 2007, cuando quedó a un punto porcentual del actual gobernador Juan Schiaretti; y en una suerte de revancha de aquella polémica derrota, se impuso en junio pasado en la elección de senador nacional. Ahora es candidato puesto para los comicios provinciales de 2011 y, poniendo como argumento su último triunfo electoral, dice que su agrupación es la principal fuerza política de Córdoba.

Sin embargo, en la Legislatura provincial y también en el Concejo Deliberante de la ciudad Córdoba (ver aparte), el poder juecista se ha ido diluyendo de manera drástica.

En 2007, la sumatoria de partidos que proponía a Juez como gobernador obtuvo 17 bancas legislativas. Se convirtió de esa manera en la principal fuerza de oposición, por encima del radicalismo que había obtenido 12 escaños.

Las primeras tres pérdidas fueron inmediatas y dos de ellas formales. Los vecinalistas José Maiocco y Modesta Genesio de Stabio decidieron conformar bloques unipersonales, con estructura propia, si bien se mantuvieron políticamente cercanos al juecismo. La tercera pérdida fue casi una traición: José Villena, del ignoto Movimiento Patriótico, rápidamente le dio la espalda a Juez, lo criticó públicamente y desde un bloque unipersonal comenzó a mostrar una sintonía casi perfecta con Unión por Córdoba.

Con 14 bancas, el bloque del Frente cívico conservó la primera minoría y se hizo de los cargos que por ello le correspondían. La vicepresidencia primera de la Cámara, algunas presidencias de comisiones y representaciones suplentes ante organismos públicos como el Consejo de la Magistratura y el Tribunal de Conducta policial.

Las pérdidas kirchneristas. El conflicto del Gobierno nacional con el campo, que explotó en marzo de 2008 –con la presentación del frustrado proyecto de resolución 125–, también tuvo consecuencias en el espacio liderado por Juez.

La opción del ex intendente de Córdoba por defender a los productores y criticar con dureza al Gobierno nacional, hizo insostenible la presencia en el bloque de tres legisladores adscriptos al kirchnerismo.

Primero fueron Enrique Asbert y Silvia Rivero los que se fueron del Frente Cívico para conformar la bancada de Concertación plural. El bloque de Juez quedó con 12 parlamentarios y el radicalismo, que tenía la misma integración, reclamó ser tenido como primera minoría. Pero un acuerdo de convivencia y de lúcida lectura política por parte del ahora ex legislador Francisco Fortuna, le conservó la preferencia al partido que había salido segundo en las elecciones. Pero el acuerdo se hizo insostenible semanas después, cuando la parlamentaria Nadia Fernández, dirigente de la corriente kirchnerista Megafón-Peronismo militante, también se apartó del juecismo para conformar otra bancada.

Con 11 legisladores, uno menos que la UCR, la pérdida del estatus de primera minoría se convirtió en una cuestión de tiempo para el Frente Cívico. Ya a mediados de este año, el primer turno para los discursos opositores en los debates comenzó a corresponderle al radicalismo.

Pérdida cualitativa. A la derrota numérica se sumó, más recientemente, un golpe cualitativo que afectó el poder opositor del juecismo. Miguel Ortiz Pellegrini, presidente de la bancada, referente y principal espada política de Juez en la Unicameral, fue acusado por el oficialismo de haber violado el artículo 88 de la Constitución provincial que prohíbe a los legisladores litigar contra el Estado en causas de contenido patrimonial. Después de un largo proceso iniciado en mayo y concluido en setiembre con una acusación política, Ortiz Pellegrini renunció a la banca.

El propio Roberto Birri, quien lo reemplazó en la presidencia del bloque, admitió que fue una pérdida importante, tanto para el liderazgo del grupo, como para el debate y la estrategia parlamentario del Frente Cívico.

El miércoles próximo, la sesión preparatoria del período legislativo 2010, patentizará las pérdidas del juecismo.

Augusto Varas le dejará la vicepresidencia primera de la Cámara al radical Miguel Nicolás; varios legisladores quedarán como suplentes en las comisiones; y el bloque perderá el derecho a integrar, como suplente, vocalías en el Consejo de la Magistratura, en la Comisión que examina a los postulantes a jueces de paz y en el Tribunal de Conducta Policial.

En el bloque juecista algunos asumen las pérdidas con resignación. Otros prefieren reclamar por lo bajo un mayor compromiso de Juez con la bancada.

Vices para la polémica

El miércoles próximo, la Legislatura provincial designará autoridades para el período de sesiones 2010. Al oficialista Sergio Busso (presidente Provisorio), lo secundarán hombres polémicos en las dos primeras vicepresidencias:

Domingo Carbonetti (PJ) y Miguel Nicolás (UCR).

Comentá la nota