Se diluye el plan canje de artículos para el hogar

En Mar del Plata son muy pocos los comercios que lo mantienen vigente. Las ventas, especialmente de heladeras y/o lavarropas, se realizan al contado o bien a través de créditos personales.

Transcurridos ocho meses desde que el Gobierno nacional lanzó el plan canje de artículos para el hogar -con la idea de impulsar el consumo y preservar las fuentes de trabajo- en Mar del Plata son muy pocos los comercios del ramo que lo mantienen vigente.

Como se recordará, luego del éxito obtenido por el canje de heladeras que se instrumentó en diciembre, a principios de este año las autoridades redoblaron la apuesta y resolvieron agregar a la oferta, con rebajas en los precios que en algunos casos alcanzaron el 50% del valor de mercado, otros productos de la línea blanca tales como lavarropas, cocinas, calefones y termotanques.

En enero, la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, que atribuyó la extensión del plan a los pedidos de muchísimas mujeres, anunció un plan que posibilitaba pagar esos artículos hasta en 12 cuotas fijas, con un interés anual del 11%; se incluía también la opción de financiar el costo de la instalación y el de la desinstalación del aparato en uso, que debía entregarse al momento de recibir el nuevo.

En cuanto a los productos a ofrecerse, se convino que fuesen de primera marca y que tuvieran los siguientes valores: calefones de 12 litros, $ 636; cocinas de cuatro hornallas, de $ 849 a $ 895 pesos; termotanques, $ 686 y lavarropas de $ 852 a $ 1.128, según las marcas.

En aquel momento, al justificar el plan, la Jefa del Estado señaló asimismo que "hay cosas que parecen pequeñas, casi domésticas, pero que hacen también a la economía de un país en virtud de que, en época de crisis, colaboran a sostener la actividad y el empleo".

Relevamiento

Luego de una recorrida efectuada en las últimas horas por negocios del rubro, LA CAPITAL está en condiciones de informar que, transcurridos ocho meses, salvo alguno que ofrece los productos de contado o a través de créditos personales, el plan en cuestión, si bien desde lo formal sigue vigente, en la práctica casi no tiene aplicación.

Esto es así porque, desde hace tiempo, los comercios no cuentan con la mayoría de los productos incluidos en la operación de canje. Más aún: hay algunos que, como las fábricas no dieron a abasto con la producción, nunca los recibieron, razón por la cual no pudieron adherirse.

Los que lo hicieron, durante los primeros meses de vigencia del plan concretaron un importante número de operaciones pero en estos momentos no son receptores de una demanda similar. Hubo firmas que al no haber suscripto convenio con las fábricas y el Gobierno decidieron ofrecer productos que tenían en stock.

Cabe señalar que en materia de precios, teniendo en cuenta el proceso inflacionario que vive el país, los valores ya no son los de antes: así por ejemplo, una heladera Gafa de 330 litros o un lavarropas Patriot de 6 kilos de capacidad -que son los modelos que están incluidos en el plan- actualmente se venden a alrededor de $ 1.400.

Comentá la nota