Diluir la protesta, principal objetivo

Por: Pablo Domini

Emitido en tiempo de descuento, el llamado al diálogo formalizado ayer por el Gobierno cumple con la misión de quitar peso específico a la protesta del campo que amenazaba con estallar esta semana en la Rural de Palermo. La Mesa de Enlace se mostró muy crítica al aceptar el llamado, pero el objetivo del kirchnerismo comenzó a cumplirse en forma casi instantánea, con la suspensión del paro de tamberos que los productores tenían previsto lanzar ayer mismo desde la exposición ganadera.

Claro que la sombra para el Gobierno no era sólo la protesta de los lecheros -que, de activarse, hubiera sesgado cualquier negociación con el campo-, sino, principalmente, la reunión de más de 2 mil productores que se realizó ayer por la tarde en la Rural, capitaneada por los titulares de la cuatro entidades del agro, Hugo Biolcati (SRA), Eduardo Buzzi (FAA), Mario Llambías (CRA) y Carlos Garetto (Coninagro).

Los discursos de los cuatro fueron muy fuertes y no ahorraron críticas hacia los Kirchner e incluso hacia el ahora dialoguista gobernador bonaerense Daniel Scioli. Pero si bien sirvieron para subir el nivel de exigencia a la hora de sentarse, quedaron entre paréntesis, supeditados al encuentro del viernes.

La tercera gran amenaza que el Gobierno busca calmar con su invitación al diálogo con el campo es el acto del próximo sábado, de inauguración de la 123ª Exposición Rural, en el cual, discurso de Biolcati mediante, se volcará todo el enojo del campo contra el Gobierno. Allí hará presencia el grueso del arco opositor que une destino con la dirigencia rural, con las principales figuras del PRO y el PJ disidente a la cabeza.

La jornada será igualmente de fuerte tinte anti-K, pero si la estrategia oficial surte algún efecto, y el viernes al menos se alcanza algún nivel de entendimiento, la Casa Rosada habrá logrado diluir la ira del campo que, en sus momentos de mayor efervescencia en la primera mitad del año pasado, llegó a generar masivas movilizaciones contra un kirchnerismo -como las del Día de la Bandera en Rosario, y el acto en el Monumento de los Españoles en la recordada vigilia del voto no positivo de Julio Cobos- que entonces era mucho más sólido que el actual, poselecciones del 28 de junio.

Comentá la nota