Dilma se afianza, Lula lo celebra

Una encuesta muestra que la delfín del mandatario brasileño achicó la distancia con su rival, el gobernador de San Pablo. "Con encuestas como ésta no me subirá la presión", bromeó Lula, tras ser internado por una descompensación.
La delfín de Lula da Silva se afianza. La candidata del mandatario para las presidenciales brasileñas de octubre, Dilma Rousseff, subió en las intenciones de voto y se acercó al candidato opositor del centroderecha, el gobernador de San Pablo, José Serra, según reveló ayer un sondeo del Instituto Sensus. "Yo no soy de comentar las encuestas, pero les confieso que con la de hoy no me va a subir la presión", bromeó Lula, quien tuvo que suspender sus actividades el jueves pasado por un pico de presión. El resultado de la encuesta "está mostrando que la gente comprende lo que está sucediendo en Brasil", agregó el mandatario en su vuelta al trabajo en un acto en Brasilia junto a Rousseff y al ministro de Educación, Fernando Hadad.

La actual jefa de gabinete de Lula, quien hace un año era una desconocida entre la opinión pública, logró subir más de seis puntos porcentuales en los últimos tres meses, de acuerdo con el sondeo. Acortando la brecha de 10 puntos que mantenía con el principal candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), la representante del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) cuenta ahora con un 27,8 por ciento de intención de voto, contra los 21,7 puntos obtenidos en el anterior sondeo de noviembre pasado. El gobernador Serra, en cambio, aumentó su caudal electoral pero en menor medida, pasando de un 31,8 por ciento a un nada despreciable 33,2.

Dos ex funcionarios del gobierno de Lula aparecen también en la encuesta. El ex ministro de Planificación y candidato por el Partido Socialista Brasileño (PSB), Ciro Gomes, obtuvo un 11,9 por ciento en la intención de voto, cayendo casi cinco puntos desde la última medición. Por su lado, la actual senadora y ex titular de la cartera de Medio Ambiente, Marina Silva, logró que el Partido Verde (PV) por el que competirá aumentara en casi un punto la intención de voto, obteniendo un 6,8 por ciento, frente al 5,9 alcanzado en la encuesta de noviembre. El sondeo realizado por Sensus se efectuó a partir de 2000 entrevistas en más de 136 municipios brasileños, con un margen de error de tres puntos porcentuales.

"Los resultados demuestran que la candidatura de Rousseff se está consolidando junto al electorado", indicó el director de la encuestadora, Ricardo Guedes, encargado de realizar la medición a pedido de la Confederación Nacional del Transporte (CNT). "La ministra presenta un crecimiento en todos los escenarios", destacó Guedes haciendo referencia a un segundo estudio en el cual no se contempló la candidatura de Gomes y donde la representante del Partido de los Trabajadores (PT) logró escalar al 28,5 por ciento, contra los 40,5 de Serra.

Ciertamente, la popularidad de los presidentes es difícil de contagiar, siendo prueba de ello las últimas elecciones en Chile. Sin embargo, la altísima aprobación del mandatario Da Silva pareciera haber permeado hacia su delfín, a partir de las múltiples intervenciones del ex líder sindicalista en actos de presencia, inauguraciones y acompañamientos a Rousseff. El jefe de Estado brasileño es el presidente más popular en la historia reciente de su país, con una tasa de aprobación cercana al 82 por ciento, según revelaron los últimos sondeos. En la recta final de su mandato, la popularidad de Lula se aproxima a la que tenía cuando asumió en 2003, con casi el 84 por ciento de imagen positiva.

"La popularidad del presidente y su gobierno continúan en alza, lo que puede ser explicado de nuevo como consecuencia de los buenos números de la economía, los resultados positivos de las políticas sociales de gobierno y el alto índice de empleo", explicó en estas líneas Guedes.

Lo cierto es que tras siete años de gobierno, el presidente brasileño lidera por lejos la intención de voto en su país. Sin embargo, este 3 de octubre, el líder de la clase trabajadora no competirá por un tercer mandato consecutivo, porque así lo establece la Constitución. Por eso, adonde va, va con su candidata.

Comentá la nota