Los dilemas de la candidatura de Solá

Los dilemas de la candidatura de Solá
Pese a que asoma mucha competencia, Solá continúa con su idea de ser candidato a presidente. En su entorno recelan de competir dentro del PJ por la influencia de Kirchner. Imaginan que podrían hacerlo por fuera con otro partido.
O bien competir en la interna del PJ, o bien buscar otro partido para usar de plataforma para alcanzar el piso y competir a nivel nacional. Estas son las opciones que se barajan en el peronismo federal. Felipe Solá lo aclaró la semana pasada, cuando advirtió que aún no está definido si irán "por dentro o por fuera". Los peronistas disidentes recelan de una jugada de Néstor Kirchner si intentan competir dentro del partido. Aunque todavía no lo descartan, piensan en otras alternativas que les permitan superar el piso impuesto por la reforma política: la más sólida hasta ahora es el partido de los Rodríguez Saá, aunque también piensan en el de Francisco de Narváez y en otras fuerzas provinciales.

"Las reglas del juego que tiene el peronismo no están acordadas para que podamos ir por dentro. Primero hay que ir a una primaria. ¿Quién decide quién va a la primaria? Lo decide el congreso del partido", estiman en el entorno de Solá. "(José María) Díaz Bancalari no nos va a facilitar la posibilidad de ir por dentro", se atajan. Si bien no está descartado que finalmente compitan dentro del PJ, también evalúan la posibilidad de hacer una interna del peronismo disidente entre los presidenciables del espacio, que incluyen a Solá, Mario Das Neves, Alberto Rodríguez Saá y quizás a De Narváez. El principal problema es el piso que fijó la reforma política de 1,5 por ciento de los votos positivos emitidos en las elecciones primarias como requisito para poder participar en los comicios generales.

Si finalmente resuelven ir por fuera del PJ, los peronistas disidentes deben asegurarse ese piso. "Existen partidos que están en condiciones de ir por fuera: uno en la provincia sería Unión Popular, el de De Narváez, pero hay otros. En otras provincias también hay partidos del NOA o NEA que pueden llegar", considera uno de sus dirigentes. "Lo que es seguro es que no vamos a ser rehenes de la reforma política", afirman cerca de Solá. Otra posibilidad es el partido Es Posible, de los Rodríguez Saá. "Estructura para ir por afuera hay en el peronismo federal", se jactan.

Otros peronistas opositores a Néstor Kirchner, en cambio, no parecen contemplar la posibilidad de ir por fuera del partido. El primero en anotarse en la interna es Eduardo Duhalde, pero también De Narváez está decidido a enfrentar al ex presidente en una interna. "La postura definida es que vamos a trabajar en el Partido Justicialista. Esa es la definitiva", remarcó Gustavo Ferrari, uno de los hombres de mayor confianza del Colorado.

En el peronismo disidente prefieren a De Narváez como candidato a gobernador y estiman que la controversia jurídica sobre si puede o no ser candidato a presidente lo dejará imposibilitado de ganar una interna: el peronismo no va a jugar para quien no es seguro que pueda competir, razonan. Tampoco ven con muchas chances a Duhalde; estiman que cuando vea que no puede ganar la interna, se va a bajar. "Se la pasa diciendo que como él lo trajo al loco, se lo tiene que llevar. Al final, con ese discurso, donde el único que existe es él, se termina pareciendo a Kirchner", considera uno de los dirigentes del espacio peronista opositor. "Lo primero que tendría que clarificar Duhalde es si lo hace por resentimiento a Kirchner o si está pensando en un proyecto de país. Tenemos nuestras dudas", dice.

En tanto, los sueños del macrismo de que los peronistas irán a pedirle a su líder que sea el candidato a presidente del espacio parecen alejarse cada día más, con la sucesión de traspiés del gobierno porteño. "La verdad es que a Macri no lo vemos ya como candidato, todos lo vemos enterrado", advierten en el peronismo disidente, donde ya hay varios que se consiguieron una pala de enterrador.

Comentá la nota