El dilema de la representación popular

De acuerdo a la óptica de los legisladores, la participación de los poderes políticos en la selección de jueces es imperiosa, porque allí reside la voluntad popular. En Página 12, abordarn el tema y manifiestan que "Según un análisis de la Federación Argentina de la Magistratura (FAM) en los órganos o sistemas de selección y destitución de jueces de todo el país, los representantes políticos ocupan casi el 50 por ciento de las bancas o lugares.
Esta realidad, argumentan ellos, condiciona la "independencia" en sus funciones. Los nombramientos por amiguismo y la amenaza de destitución si investigan la casta política son moneda bastante corriente, detallan fuera de micrófono. El argumento desde el otro wing dice que los políticos deben prevalecer porque representan la voluntad popular y son la garantía de su participación en la conformación y funcionamiento de la Justicia. "El Poder judicial es del pueblo", dijo la semana pasada el ministro de Justicia, Julio Alak, al defender la integración actual del Consejo nacional. "Modificar mayorías no garantiza transparencia", enfatizó.

Comentá la nota