El dilema de ser kirchneristas sin Néstor

El dilema de ser kirchneristas sin Néstor
Cada día de descuento hacia el recambio, alguien toma posición. El eseverrismo coquetea con Sergio Massa, pero se aleja de Kirchner. El vecinalismo ya es puro fomentismo. Unión-Pro armó su mesa seccional. Cura/Urlézaga desplazan a Abad. Alem ya hace campaña solito en los barrios. Tabarés, muy influyente en las decisiones. Y en la primera plana oficialista.
De todas las formas de explicación de hechos, el interrogante es el que menos cotiza. Se supone que para dar cuenta de algo, la narración debe ser precisa, concreta. En política no siempre pasa así: a veces la mejor lectura es una pregunta.

Veamos. El intendente José Eseverri viaja a Buenos Aires. Pongamos en el plano de la anécdota que la agenda fue organizada en buena parte por Alicia Tabarés, que tiene un peso cada vez mayor en las decisiones del mandatario. En el viaje, Eseverri se reúne con otros 6 intendentes, entre ellos el ascendente Sergio Massa, anfitrión, y comparten mesa con el mismísimo Santiago Montoya, el ex gran recaudador bonaerense, expulsado del kirchnerismo por negarse a ser candidato testimonial. Motivo: la contratación conjunta de Montoya como asesor impositivo municipal.

Primeras dos preguntas, ahora ya viejas: 1) ¿el eseverrismo suma a un expulsado del paraíso K? 2) ¿Montoya tendrá que controlar los vaivenes de La Saladita local, que ya le para los pelos en punta a los funcionarios de Afip y Arba que en Olavarría aseguran que esas ferias no tienen existencia si prescinden de la "mercadería de dudosa procedencia"?

Vayamos a la tercera, posterior: ¿José Eseverri contrata a Santiago Montoya como asesor impositivo, genera una noticia en los medios nacionales y el Municipio de Olavarría no publica una sola línea en su gacetilla de anuncios oficiales?

Ese interrogante cuenta, en el período de transición que se camina tras las elecciones, mucho más que las conclusiones más firmes. E indica que el coqueteo del Operativo Entretenimiento con el que el eseverrismo va mutando de sector en sector, está en su apogeo.

¿Hacia dónde va el eseverrismo? Es la pregunta central, que relata como interrogante y cómo respuesta. Pero para saberlo es necesario ver también en qué andan los demás.

Eseverrismo, de ronda. El intendente José Eseverri carece, y busca, su referencia nacional. Su ligazón directa con Néstor Kirchner como copiloto e boleta electoral se acabó el 28 de junio, cuando quedó tan pegado al rechazo que genera el ex Presidente que en Olavarría casi salió tercero. Encima, Kirchner encabeza en estos días decisiones que lo deterioran cada vez más de cara al electorado que puede convertir a Eseverri en Intendente (Olavarría) o en legislador (Séptima Sección).

La mega-carta a la que jugó toda su suerte, la ora pública, muestra problemas de financiamiento. Esta semana el oficialismo local salió a anunciar pagos de obra pública por 32 millones. Generó más malestar en algunas empresas, porque solamente un grupo cobró junio y julio, y varias no ven un peso desde hace rato.

El sciolismo se ensombrece como espacio futuro. Y el vecinalismo es una quimera: la idea de intervenir en la interna del fomentismo está recalentando la puja en ese sector, y el Gobierno municipal tiene tanto para ganar como para perder en una pelea que, a futuro, no le garantiza votos del vecino de a pie. En ese contexto, la versión que sigue manejando Unión-Pro acerca de un interés del eseverrismo por reservar ticket en el espacio amarillo suena cada vez menos descabellada.

Unión-Pro se reagrupa. Este viernes "colorados", "amarillos" y felipistas se reunieron en Bolívar, bajo el ala de los diputados nacionales electos Francisco De Narváez y Gladis González.

Dos cosas quedaron definidas.

Una, la formación de una mesa seccional de tres patas, cuyas cabezas son el diputado provincial Mario Cura (Olavarría), el que casi-casi fue senador provincial Ricardo Pagola y el futuro ex senador provincial Ricardo Lissalde (Saladillo). Los tres son pilotos de alta velocidad y según el grupo que definió la estrategia "esa mesa responde a la decisión de Gladys de tejer una cabeza seccional fuerte, de modo que si José Eseverri llega a saltar acá algún día lo haga muy condicionado".

La segunda decisión es la unificación de las bancas de concejales en toda la Provincia, con lo cual en Olavarría Carola Patané (Pro), Marcelo Urlézaga (Unión por la Provincia) y Silly Cura (Unión-Pro) se unificarán en una sola bancada de cinco miembros. Otro dato: Urlézaga, ahijado de Alfredo Atanasof, está muy cerca de González, con lo cual es candidato a sustituir a Julián Abad como referente del Pro en Olavarría.

Alem ya hace campaña. Julio "Chango" Alem, apenas repuesto del fuerte round de pelea con el intendente José Eseverri ya camina terreno cobista pero haciendo campaña activa. Y seguirá así, camino a la Intendencia 2011 sin anunciarlo oficialmente. La semana que pasó fue a una reunión por seguridad con vecinos, en el barrio Isaura. Hará una o dos reuniones "a pedido", con lo cual la pelea con el Intendente (quien le pidió la renuncia a la banca) generó cambios en su comportamiento: antes, cuando estaban distanciados pero Alem creía en los gestos de Eseverri de salto al cobismo, el presidente del Concejo rechazaba las reuniones con vecinos que le querían plantear quejas o falencias en la gestión. De hecho, un grupo de residentes de las calles de San Vicente con problemas en la pavimentación le pidió un encuentro y Alem les respondió que no quería hacer reuniones que parecieran una confrontación con el Ejecutivo. Ahora será distinto.

Gainza senadora y el futuro de la Coalición. Tal como adelantó infoeme.com este viernes, lo más probable es que este mismo lunes la Junta Electoral anuncie oficialmente que la abogada y militante del Ari María Isabel Gainza (Acuerdo Cívico) es senadora electa. Unión-Pro ya bajó los brazos ante la evidencia de los números y solamente un milagro puede hacer que Ricardo Pagola sea senador. Ahora bien, la banca de Gainza ¿consolida al concejal Ernesto Cladera como referente de la Coalición o le impone una cuña? Gainza será senadora con peso seccional, y además tiene a una concejal, María Victoria Wright (también del Ari), con mucha actividad incluso antes de asumir la banca. Todo indica que el referente de Gen deberá imponerle a su rol mayor protagonismo, a riesgo de perder el envión que le dio su amplio triunfo el 28 de octubre.

Comentá la nota