El dilema es de dónde salen los fondos

El peronismo presentó un proyecto de una moratoria impositiva. El gobierno lo rechaza y considera que el planteo es "una chicana" para "ensuciar" el tratamiento del presupuesto, que será remitido la semana próxima a la Legislatura santafesina.
Un senador peronista presentó en la Legislatura un proyecto de moratoria impositiva, que tiene preferencia para tratarse el próximo jueves, cuando ingrese en la Cámara de Diputados el presupuesto que elaboró el Ministerio de Economía de Santa Fe, que incluye además de la previsión de gastos y recursos, dos anexos: uno contiene un retoque impositivo de los cuatro impuestos provinciales –Ingresos Brutos, Patentes, Inmobiliario y Sellos–, y el otro, un pedido de endeudamiento por unos $800 millones. Con estos cambios tributarios el gobierno de Hermes Binner apunta a incrementar la recaudación en unos 1.200 millones, un monto similar al déficit estimado para el actual ejercicio.

La denominada ley de leyes será enviada esta semana. Pero el peronismo se adelantó y el jueves pasado presentó un proyecto para establecer una moratoria impositiva a partir del 31 de julio pasado. La idea del senador del departamento Castellanos Alcides Calvo, alineado a nivel político con el intendente de Rafaela, Omar Perotti, es –según argumentó– "generar mayores recursos sin incrementar los impuestos". La propuesta –que hasta el jueves era desconocida por la mayoría de sus colegas de la cámara alta– fue tomada por el Frente Progresista como una "chicana" que pretende "ensuciar" el tratamiento del presupuesto, que para ser sancionado debe pasar el filtro del Senado, donde el peronismo tiene una mayoría de 13 legisladores contra 6.

Según el legislador del departamento Castellanos, la moratoria alcanzará a Ingresos Brutos, Inmobiliario, Sellos, Ley 5110, Contribución de Mejoras, Actividades Hípicas, Patente Automotor, Tasa Retributiva de Servicios y deudas de instituciones educativas con la Caja de Jubilaciones. De acuerdo al proyecto, desde el vencimiento efectivo de la obligación se adicionará al contribuyente un 0,5 por ciento de interés simple mensual hasta la efectiva presentación en el marco de la moratoria.

El año pasado esa misma cámara –habitada por una mayoría reutemista– bochó una reforma tributaria integral, con la que la actual administración provincial pretendía recaudar más de 600 millones, y luego hizo lo mismo con el presupuesto, que recién tuvo el aval de la Legislatura en abril de este año.

"Nosotros no nos oponemos a tratar una moratoria, pero pretendemos que esto no sea despojado de una reforma tributaria más integral", advirtió el senador del Frente Progresista Juan Carlos Zabalza.

El Ministerio de Economía está terminando de dar las últimas pinceladas al presupuesto, que –según confirmó Crítica de la Argentina– incluirá en el mismo proyecto el incremento impositivo y la solicitud de endeudamiento. Esta metodología también será cuestionada por el PJ, que considera que va en contra de la legalidad que plantea el artículo 17 de la ley de administración financiera.

La estrategia del gobierno de Hermes Binner es trasladar la presión de las diversas demandas por incrementos salariales, encabezada por los maestros, que esta semana cumplieron la cuarta semana con paros. Ahora se sumarán los empleados municipales nucleados en la Festram que realizarán una huelga el próximo 15 de diciembre. Como consecuencia directa, los intendentes y presidentes comunales pretenden que se incremente la torta de coparticipación, porque no podrán hacer frente no sólo a los reclamos sino al pago del medio aguinaldo. Hay 15 comunas que ya cargan con problemas para pagar los salarios.

El titular de Festram, Claudio Leoni, se manifestó a favor de que se produzcan cambios en materia tributaria para generar un incremento en la recaudación. Como plantea el bloque del Frente para la Victoria, Leoni reconoció que es necesario que "paguen los que nunca lo hicieron" pero que los aumentos sean "selectivos".

Los industriales nucleados en Fisfe se oponen a esta medida al argumentar que Ingresos Brutos –un impuesto que se creó durante los pactos fiscales en la época menemista y que refrendó el entonces gobernador Carlos Reutemann–es un tributo "distorsivo". El ministro de Economía, Ángel Sciara, señaló que los cambios impositivos son imprescindibles para aspirar a una "armonización" impositiva en la Región Centro, donde Santa Fe quedó atrás respecto de Córdoba y Entre Ríos.Un senador peronista presentó en la Legislatura un proyecto de moratoria impositiva, que tiene preferencia para tratarse el próximo jueves, cuando ingrese en la Cámara de Diputados el presupuesto que elaboró el Ministerio de Economía de Santa Fe, que incluye además de la previsión de gastos y recursos, dos anexos: uno contiene un retoque impositivo de los cuatro impuestos provinciales –Ingresos Brutos, Patentes, Inmobiliario y Sellos–, y el otro, un pedido de endeudamiento por unos $800 millones. Con estos cambios tributarios el gobierno de Hermes Binner apunta a incrementar la recaudación en unos 1.200 millones, un monto similar al déficit estimado para el actual ejercicio.

La denominada ley de leyes será enviada esta semana. Pero el peronismo se adelantó y el jueves pasado presentó un proyecto para establecer una moratoria impositiva a partir del 31 de julio pasado. La idea del senador del departamento Castellanos Alcides Calvo, alineado a nivel político con el intendente de Rafaela, Omar Perotti, es –según argumentó– "generar mayores recursos sin incrementar los impuestos". La propuesta –que hasta el jueves era desconocida por la mayoría de sus colegas de la cámara alta– fue tomada por el Frente Progresista como una "chicana" que pretende "ensuciar" el tratamiento del presupuesto, que para ser sancionado debe pasar el filtro del Senado, donde el peronismo tiene una mayoría de 13 legisladores contra 6.

Según el legislador del departamento Castellanos, la moratoria alcanzará a Ingresos Brutos, Inmobiliario, Sellos, Ley 5110, Contribución de Mejoras, Actividades Hípicas, Patente Automotor, Tasa Retributiva de Servicios y deudas de instituciones educativas con la Caja de Jubilaciones. De acuerdo al proyecto, desde el vencimiento efectivo de la obligación se adicionará al contribuyente un 0,5 por ciento de interés simple mensual hasta la efectiva presentación en el marco de la moratoria.

El año pasado esa misma cámara –habitada por una mayoría reutemista– bochó una reforma tributaria integral, con la que la actual administración provincial pretendía recaudar más de 600 millones, y luego hizo lo mismo con el presupuesto, que recién tuvo el aval de la Legislatura en abril de este año.

"Nosotros no nos oponemos a tratar una moratoria, pero pretendemos que esto no sea despojado de una reforma tributaria más integral", advirtió el senador del Frente Progresista Juan Carlos Zabalza.

El Ministerio de Economía está terminando de dar las últimas pinceladas al presupuesto, que –según confirmó Crítica de la Argentina– incluirá en el mismo proyecto el incremento impositivo y la solicitud de endeudamiento. Esta metodología también será cuestionada por el PJ, que considera que va en contra de la legalidad que plantea el artículo 17 de la ley de administración financiera.

La estrategia del gobierno de Hermes Binner es trasladar la presión de las diversas demandas por incrementos salariales, encabezada por los maestros, que esta semana cumplieron la cuarta semana con paros. Ahora se sumarán los empleados municipales nucleados en la Festram que realizarán una huelga el próximo 15 de diciembre. Como consecuencia directa, los intendentes y presidentes comunales pretenden que se incremente la torta de coparticipación, porque no podrán hacer frente no sólo a los reclamos sino al pago del medio aguinaldo. Hay 15 comunas que ya cargan con problemas para pagar los salarios.

El titular de Festram, Claudio Leoni, se manifestó a favor de que se produzcan cambios en materia tributaria para generar un incremento en la recaudación. Como plantea el bloque del Frente para la Victoria, Leoni reconoció que es necesario que "paguen los que nunca lo hicieron" pero que los aumentos sean "selectivos".

Los industriales nucleados en Fisfe se oponen a esta medida al argumentar que Ingresos Brutos –un impuesto que se creó durante los pactos fiscales en la época menemista y que refrendó el entonces gobernador Carlos Reutemann–es un tributo "distorsivo". El ministro de Economía, Ángel Sciara, señaló que los cambios impositivos son imprescindibles para aspirar a una "armonización" impositiva en la Región Centro, donde Santa Fe quedó atrás respecto de Córdoba y Entre Ríos.

Comentá la nota