El dilema de los anti-K: ventajas y desventajas de ir en una lista única

Los operadores de la oposición están evaluando los riesgos de armar un frente electoral para junio. Cada vez son más las opiniones que desaconsejan una alianza contra el Gobierno. Los politólogos dudan. Argumentos a favor y en contra.
Cuando las elecciones estaban programadas para octubre, ya había pedidos en la opinión pública para que la oposición se uniera, y ahora que se aceleraron los tiempos electorales, el reclamo se tradujo directamente en la idea de una lista unificada. Los políticos están en pleno debate.

Argumentos a favor. Para algunos de los dirigentes consultados, la construcción de una lista única daría respuesta a una demanda generalizada. En este punto coinciden Margarita Stolbizer, de la Coalición Cívica bonaerense, y el diputado peronista disidente Jorge Sarghini, para quien “la gente está cada vez menos atada a cuestiones de orden partidario y reclama que la oposición se atomice lo menos posible”. Para la aliada de Elisa Carrió, la unión permitiría unificar la crítica discursiva hacia el matrimonio K durante la campaña, pero, al mismo tiempo, “generaría demasiada confusión e incertidumbre ya que terminaría mezclando propuestas y dejando al desnudo un objetivo meramente electoralista.”

El cobista Mario Meoni cree que una sola lista daría “confianza y certezas”, sobre todo a quienes tienen inversiones, comercios y pequeñas empresas. La diputada de la UCR, Silvana Giúdice, en cambio, imagina un electorado fuerte en el interior del territorio bonaerense. “Kirchner sólo está viendo el conurbano, pero en las localidades del interior los niveles de rechazo son altísimos: Allí la gente pide que nos unamos, con una visión básicamente pragmática”.

Argumentos en contra. Dos más dos no son cuatro, cuando de juntar votos se trata. “La confluencia de la UCR, la CC y el PS con el peronismo disidente sólo será percibida como oportunista y sin contenido”, reconoce el titular del radicalismo, Gerardo Morales. Stolbizer coincide: “Ganarle a Kirchner no es un objetivo suficiente en sí mismo. Además, se corre el riesgo de que, dos días después, todo vuelva a estar separado ya que representamos espacios diferentes”.

Comentá la nota