Dilatación de pavimento y la falta de educación

Otro episodio que nos duele por el desprecio que tiene la gente por su vida y la de sus semejantes.
Este domingo 24, debido a las altas temperaturas reinantes y que superaron la tolerancia del material, dos placas del pavimento existente en la Av. Hipólito Yrigoyen, se desplazaron elevándose más de 50 centímetros sobre el nivel de la calzada, en el carril del lado norte.

Por motivos de seguridad se colocaron vallas de precaución (sin balizas o luminarias) y se cortó el tránsito provisoriamente en ambas manos de la citada avenida.

Como buenos argentinos, y saltenses, las cintas duraron un rato y el primer apurado e irrespetuoso vecino impaciente no quiso desviarse una cuadra y con su libre albedrío violó la seguridad de todos.

Con ese mal ejemplo los que le siguieron no pensaron que alguien había colocado esas vallas para proteger su integridad.

Una vez más, los vecinos de Salto desobedecieron una medida de precaución, vulnerando un espacio preservado, mostrando una total falta de solidaridad con sus semejantes. Esto también tiene que ver con la educación vial que no tenemos y con la rebeldía de los conductores que no respetan las señales de tránsito.

Comentá la nota