El PJ dijo que gastó menos de un millón para que Yarade sea diputado

Los informes finales de ingresos y gastos de campaña presentados por las agrupaciones que participaron de la elección de diputado nacional del 28 de junio pasado arroja datos significativos.
El Partido Justicialista consignó que la campaña de Yarade sólo demandó 807.169 pesos. Y las agrupaciones de Walter Wayar y Alfredo Olmedo -los otros dos diputados electos- no presentaron la rendición a la que los obliga la ley 26.215 de financiamiento de las campañas.

Si hay que creerle al informe presentado por el presidente del PJ, Juan Carlos Romero y su tesorero, Víctor Brizuela, el comando de campaña de Fernando Yarade estuvo afinado a la hora de gastar en publicidad.

Según una resolución de la Cámara Electoral, los agrupaciones políticas no podían gastar para las elecciones del 28 de junio más de 1.160.769 pesos.

Pero los gastos declarados de campaña fueron 350.000 pesos menores a esa cifra, incluyendo los gastos operativos y de propaganda.

Paradojas de la política, Romero y Brizuela dejaron así muy bien parado a Yarade, quien pese a ir por el PJ, se presentaba como un candidato opuesto a Romero, un entuerto político poco comprensible para un observador común, pero muy a propósito del peronismo salteño.

La rendición del PJ parece reforzar las habilidades empresarias de los justicialistas, pues llegó a recibir entre aportes públicos, aportes privados y transferencias de otros partidos, un total de 957.333 pesos, con lo que le quedó un superávit de 150.164 pesos.

Los gastos de Yarade habían estado en cuestión en toda la campaña. Luego de que se develara que sólo en fotos colocadas lunetas de los colectivos de Saeta había gastado 50 mil pesos, el dirigente Daniel Isa dijo que se iban a gastar treinta millones de pesos, y si era necesario, sesenta.

Entonces cálculos de la oposición -que pidieron a la Justicia que investigue los gastos del PJ- elevaron a 4 millones sólo los gastos de publicidad en radio.

En esos momentos, el candidato del Frente Federal, Walter Wayar, se quejó de que los fondos del PJ eran manejados por el estudio privado de Yarade, aunque la rendición tiene la firma de Brizuela, y del responsable económico financiero, José Roque Alferi.

El Frente Federal, lo mismo que Salta Somos Todos, no presentó el informe final a la que están obligados 90 días después de las elecciones.

Ambas agrupaciones sólo presentaron el informe previo, diez días antes de las elecciones.

Allí los asesores de Wayar consignaron que había, recibido hasta ese momento sólo 130.000 pesos de aportes privados, y que preveía recibir 600.000 pesos más en el mismo rubro.

Los gastos consignados tenían un estructura idéntica: 130.000 hasta el momento, y otros 600.000 asta el final de campaña, con lo que el saldo previsto era igual a cero. El Frente Federal no recibió aporte público.

También despierta interés el informe previo presentado por Olmedo. Allí se consigna que hasta diez días antes de las elecciones Salta Somos Todos no había recibido ningún aporte privado o estatal, pero que hasta las elecciones se preveían ingresos por 500 mil pesos, en su gran mayoría privados.

El informe previo parece dejar a Olmedo con mejor olfato empresario que los justicialistas: sus números preveían entonces gastos sólo por 300 mil pesos, con lo que la campaña le habría dejado un superávit nada despreciable de 200 mil.

Comentá la nota