Haz lo que digo, no lo que hago

Por: Ricardo Kirschbaum

La Presidenta está molesta porque Techint ha depositado en el exterior 400 millones de dólares pagados por Venezuela como parte de la indemnización por la nacionalización de la empresa Sidor. Cristina dijo que si hubiera traído aquí el dinero, la compañía habría ganado más. Venezuela anunció que otras tres empresas del mismo grupo serán nacionalizadas y el gobierno argentino afirmó que logrará que Chávez pague por esas compañías.

Se desconocen las razones por las que Techint no trajo aquí el dinero, generado por una empresa que operaba en el exterior. La crítica de Cristina se basa en la seguridad de que esa decisión fue un acto de desconfianza.

Fue la primera referencia pública de Cristina a la medida tomada por Chávez. Para los empresarios, es seguro, no ha sido un respaldo a una empresa argentina sino un reproche porque no parece haber habido reciprocidad entre la gestión oficial ante Chávez y ese depósito en el exterior.

Por boca del presidente venezolano ahora se sabe que la Presidenta también se quejó de las críticas por la expropiación, críticas que han publicado los diarios. Cristina reacciona porque leyó bien que los empresarios que le pegaron a Chávez también advertían por lo que puede pasar aquí.

Resulta al menos paradójico que Cristina muestre la soga en la casa del ahorcado. Parte del dinero de Santa Cruz todavía está depositado en bancos del exterior. Se explicó que aquella operación había sido para preservar ese capital. Siguiendo el razonamiento presidencial, entonces, sería muy conveniente para la provincia que la plata fuera repatriada.

No se justifica que siga afuera. ¿Es por desconfianza? Parece que no ¿Hay otras razones que no admiten el escrutinio de fondos públicos?

Comentá la nota