"Digan dónde están los cuerpos"

Carlos Pisoni, militante de H.I.J.O.S, se paró frente a los represores del Primer Cuerpo de Ejército para exigirles que "si les queda algo de valentía" informen sobre el destino de los desaparecidos. Toda la sala lo aplaudió de pie.
"Me hubiera encantado que mi papá me enseñara a hacer un asado, recibir caricias de mi mamá, gritar los goles del Enzo con mi viejo y tener un hermano", confesó Carlos Pisoni, militante de H.I.J.O.S., frente a los represores del Primer Cuerpo de Ejército. "Fuimos muchos quienes sufrimos esas pérdidas", aclaró, y celebró que "los responsables estén sentados en el banquillo". Cuando concluyó sacó una foto con rostros de desaparecidos de los centros Atlético, Banco y Olimpo, incluidos sus padres, con quienes compartió sólo 37 días, y les habló a los imputados: "Lo único que les pido, si les queda algo de valentía, es que digan dónde están los cuerpos. Todavía tienen la oportunidad", les advirtió, mirándolos a los ojos. Toda la sala lo aplaudió de pie.

El subsuelo de Comodoro Py estuvo ayer colmado. Salvo tres allegadas a los policías, el resto eran sobrevivientes, familiares y amigos de las víctimas, todos sentados gracias a los lugares vacíos destinados a la prensa. Cuando Delia Barrera se aprestó a dar testimonio, con la foto de su marido en la mano, varios represores prefirieron retirarse. Esposados en parejas, cantando bajito, se fueron Julio Simón, Samuel Miara, Ricardo Taddei, Raúl González, los gendarmes Guillermo Cardozo y Eugenio Pereyra Apestegui y el agente de inteligencia Raúl Guglielminetti.

"Hace 32 años espero este momento", aclaró Barrera, que estuvo 92 días en Atlético. Su compañero Hugo Scutari, militante de la JUP y delegado del Banco Nación, fue secuestrado el 5 de agosto de 1977. Minutos después una patota encabezada por Juan Carlos Falcón, alias Kung Fu, se la llevó de su casa. En Atlético pasó a ser "H26". Le pusieron antifaz y le ataron los pies con cadenas y candados. "Primero me desnudan y me largan un perro ovejero. Luego me golpean en la cabeza y el estómago, me hacen agarrar un cable con electricidad", recordó, y enfatizó el rol de Falcón, que criticaba a otros torturadores porque, decía, "no saben cómo se pega". De los presentes padeció con certeza a dos: "El Fuhrer (Eufemio Uballes) nos hacía gritar ‘Heil, Hitler’ en las torturas", dijo. "A Doctor K (Eduardo Kalinec) lo vi en la enfermería. Me dijo ‘tenés la costilla fisurada pero no te vendo porque te vas a ahorcar’", recordó.

El 20 de septiembre tuvo el último contacto con su compañero. "Sé fuerte y no me abandones", fueron sus últimas palabras. Luego les negaron un abrazo de despedida. "Quedate tranquila, va a una granja de recuperación", le mintió el comisario Antonio Fioravanti, que murió impune en 1985. Cuando las preguntas concluyeron, Delia contó que honraba por séptima vez el compromiso de dar testimonio asumido en cautiverio. Luego se dirigió a sus torturadores. "Sepan bien que no cumplí con el mandato de silencio, que no pudieron quebrarme y que voy a seguir hasta el último día", prometió. Les aclaró que la acompañaba la familia que formó al ser liberada pero también su primer compañero y los desaparecidos que conoció, y leyó sus nombres. Cerró con un pedido a los jueces: "No nos abandonen".

"No sé cómo caminaban"

"Me arrancaron de los brazos de mis viejos cuando tenía 37 días", arrancó Carlos Pisoni, con pañuelo de H.I.J.O.S. en el cuello. Su padre Rolando, de 29 años, estudiaba ingeniería y militaba en la JUP. Su mamá, Irene Bellocchi, 27 años, era delegada en el Banco Galicia y militaba en la JTP. "Desaparecieron porque eran militantes. En H.I.J.O.S. estamos orgullosos de nuestros padres y no reivindicamos su lucha como utopía, sino que perseguimos sus objetivos: no queremos pibes muertos de hambre", aclaró Pisoni, miembro del Observatorio de Derechos Humanos de la ciudad.

"Gracias a sobrevivientes pude saber que despojaron a mis padres de su identidad: pasaron a ser H24 y H25", relató, y volvió al significado de ser hijo de desaparecidos. "No recuerdo sus voces, no tengo la imagen de ellos en mi retina, no sé cómo caminaban", explicó a los jueces. "Puedo dar testimonio gracias a una vecina que me llevó con mi abuela. Gracias a esa vecina, a quien me gustaría conocer (el operativo fue el 5 de agosto de 1977 en Mármol 483), no soy uno más de los pibes robados", aclaró.

Testigo y querellante, Pisoni recordó la trilogía "Dios, Patria, Hogar" invocada por los militares y juzgó "incongruente que una persona de moral cristiana pueda cometer el pecado más grande para un creyente, como es matar, matar y matar". Lamentó "el rol de la Iglesia que los confesaba", destacó que "hay centenares de Von Wernich" y diferenció a "la Iglesia cómplice de la verdadera, la de Mujica, Angelelli y los palotinos, que sufrió tortura y desaparición como nuestros viejos".

Su abuela, Aurora Zucco de Bellocchio, pañuelo de Madre de Plaza de Mayo en la cabeza, confesó que desde que recibió a su nieto "supe que iba a estar siempre pegado a mi corazón". Contó que tras los secuestros recibió un llamado de Rolando para preguntarle si le habían dado a su hijo. "Estoy tranquila porque sabemos que mamá tiene al nene", le dijo Irene a un sobreviviente, que en los ’80 ubicó a Aurora. La mujer diferenció también las caras de la Iglesia: su asesor espiritual Fernando Carballo le dijo "El que las hace las paga"; el cura Jorge Aguiar aceptó dar una misa por desaparecidos, pero él mismo desapareció antes de concretarla. "Al tiempo me contó que se despertó en un psiquiátrico del sur bonaerense", recordó. "No pensaba que este momento iba a llegar", confió a los jueces. Lamentó "el abandono que sufrimos por gran parte del pueblo" y expresó su deseo "de que esta Justicia haga lo que debió haber hecho muchos años antes".

Comentá la nota