Difunden un video de un soldado de EE.UU., rehén en Afganistán

"Temo no poder volver a mi hogar", dice el joven, capturado por los talibán desde junio.
La milicia islámica talibán difundió ayer por internet un video que muestra a un soldado estadounidense capturado a fin de junio en el sudeste de Afganistán. "Estoy asustado. Temo no poder volver a mi hogar", confiesa el joven ante las cámaras. La grabación fue autentificada por el Pentágono, que confirmó la captura del soldado y denunció que esas imágenes son de "propaganda".

El Departamento de Defensa identificó al soldado como Bowe R. Bergdahl, oriundo de Ketchum, Idaho, miembro de la 25° División de Infantería con sede en Fort Richardson, Alaska. En un comunicado, señaló que el joven figuraba el 1 de julio con paradero desconocido. El 3 de julio el estatus fue cambiado al de desaparecido-capturado.

Se trata del primer soldado de EE.UU. capturado por los talibán desde el comienzo de la intervención internacional en Afganistán, a fines de 2001.

Los extremistas amenazaron con matarlo si las tropas extranjeras continúan atacando a civiles en sus operaciones en las provincias de Ghazni y Paktika (sudeste de Afganistán), dijo el comandante talibán Mulvi Sangeen a la cadena CNN.

En el video, de 28 minutos, difundido en un sitio web donde generalmente el Talibán propaga su información, se ve al joven con la cabeza rapada y una barba delgada, vestido con una túnica tradicional afgana, color celeste, sentado con las piernas cruzadas sobre almohadones.

Al comienzo, uno de los captores muestra a la cámara la chapa metálica identificatoria del soldado, con su nombre y su número.

El soldado parece nervioso. Afirma que es el día 14 de julio, que tiene 23 años, es del estado de Idaho y fue desplegado en una base militar de la provincia de Paktika.

"Fui capturado fuera de la base, cuando me encontraba detrás de una patrulla", contesta a una de las preguntas realizadas en perfecto inglés por uno de los secuestradores, que no se ve en cámara.

Las preguntas están centradas fundamentalmente en los motivos de la "invasión" de las tropas de EE.UU. y la OTAN a Afganistán.

"Sí, puedo decir que hemos invadido un país independiente, y un pueblo independiente", responde a la primera pregunta. Sobre las víctimas civiles de las operaciones extranjeras, contesta: "Nos dijeron que debíamos aceptar causar víctimas civiles, y que eso no era importante. Nuestros comandantes nos dijeron que encontrásemos informaciones sea como fuere. Que no hay reglas en lo que nos ordenan".

"Estoy asustado, temo no poder regresar a mi hogar. Es muy desconcertante ser un prisionero", dice. Luego, se le quiebra la voz: "Tengo a una novia que espera que nos casemos. Tengo una familia muy, pero muy buena a la que amo en Estados Unidos. Temo no poder volver a verlos nunca más".

Asediado por preguntas de sus captores, el soldado implora a sus compatriotas: "Ustedes tienen el poder de hacer que nuestro gobierno lleve a los soldados a casa. Por favor, llévennos a casa para poder volver al lugar al que pertenecemos y no aquí, donde perdemos nuestro tiempo y nuestras preciosas vidas".

La teniente coronel Christine Sidenstricker, vocera del ejército de EE.UU. en Afganistán, dijo que "se trata de un video de propaganda del Talibán. Están explotando al soldado en violación de las leyes internacionales".

Comentá la nota