Las dificultades de los productores trigueros arrastran a los transportistas

Los productores no encuentran compradores para su trigo. Pero no son los únicos que sufren la traba del mercado. Los transportistas de cereales "están parados", tal como definió el dirigente local Miguel Bettili. "Los únicos viajes que hicimos fueron de la chacra a los galpones", lamentó.
Mientras la desesperación de los productores agrarios aumenta, y según reflejan las quejas del sector la solución para la venta del trigo que cosecharon sigue lejos de aparecer, los transportistas cerealeros se ven arrastrados hacia el mismo problema. "Lógicamente, si no se destraba el mercado, nosotros no vamos a trabajar", dijo ayer a EL POPULAR desde Buenos Aires el dirigente Miguel Bettili, titular de la Asociación Transportistas Unidos de Olavarría, que hoy asumirá como vicepresidente primero de la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (Catac).

Después de haber levantado la cosecha, los productores no encuentran compradores para sus granos. Culpabilizan al Gobierno por su intervención en el mercado y en la restricción de las ventas al exterior, medida que, según aseguran, favorece "el juego" de molinos y exportadores. Bettili se ilusionó con la posibilidad de que los productores y el gobierno nacional puedan llegar a un acuerdo que permita normalizar la situación. "Hasta ahora seguimos esperando para ver si llegan a una solución, y así ver si nosotros podemos empezar a trabajar", apuntó.

"La situación es muy crítica", aseguró Bettili. Aunque recordó que "la Mesa de Enlace está negociando", mostró dudas respecto del éxito de las gestiones "ya que en los últimos días vimos las divisiones que aparecieron entre los mismos dirigentes del campo", en referencia al malestar interno generado en la Federación Agraria Argentina por la actitud del entrerriano Alfredo De Angeli, quien acordó beneficios extra para los productores trigueros de su provincia con el ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez.

Lejos de las grietas de la dirigencia agraria y de los entretelones político-sectoriales, Bettili hizo hincapié en la realidad de los propietarios de camiones cerealeros. "Lo que sí tenemos bien claro es que si no hay ventas de trigo, no vamos a viajar, y nuestra situación va a empeorar porque hoy otra forma de trabajo no tenemos".

El dirigente lamentó "el mal momento que estamos pasando, tanto los productores como nosotros". Entonces explicó que "uno hizo lo que en la jerga se llama la corta, que son los viajes de la chacra a los galpones, esperando con las mejoras expectativas la larga, que es llevar el trigo de la cerealera al comprador. Pero si ésa no sale, cambia el tema. Y son viajes que todos esperan que históricamente permiten hacer frente a los compromisos que los transportistas tenemos asumidos".

Para Bettili, no todo es negativo. Más allá del problema coyuntural, mostró interesantes expectativas si el mercado comienza moverse. "En Olavarría notamos que se acopió un poquito más que en las campañas anteriores. Por lo que estuvimos viendo hay unas 10.000 toneladas más que el año pasado. Y eso estará para sacar durante el resto del año. En el resto de la zona pasó algo similar, porque parece que les ha ido un poquito mejor que el año pasado".

Además, anticipó que "por lo que se está hablando, parece que la cosecha gruesa viene muy bien, y por ese lado estamos con muchas expectativas. Pero respecto de la fina, hasta que no se resuelvan estas diferencias de los productores, el Gobierno, los molinos y los exportadores, nosotros vamos a seguir parados".

Respecto de los niveles de actividades en las denominadas "cargas generales", Bettili recordó que "había repuntado hace un par de meses. Ahora se paró un poquito, pero todo está ligado al período vacacional, ya que estacionalmente en esta época del año siempre se frena un poco. Pero esperemos que la tendencia del final del año pasado se confirme para poder tener un buen 2010", auguró.

La llegada a Catac

Bettili explicó la problemática del sector desde Capital Federal, donde hoy asumirá su cargo de vicepresidente primero de la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (Catac). El olavarriense forma parte de la lista única que será consagrada al mediodía, tras el desarrollo de una asamblea en la que participarán delegados y representantes de distintos puntos del país. "Es una satisfacción muy grande que me hayan elegido en la confederación más antigua que tiene el transporte de cargas en la Argentina", declaró.

A punto de ingresar en la conducción nacional del sector, Bettili espera un año "de mucho trabajo institucional y gremial", en el que aguarda "poder cerrar los acuerdos que tenemos abiertos con las cámaras, especialmente el de la unificación de las tarifas para el transporte de cereales", un viejo anhelo de varios referentes del rubro. "Eso permitirá terminar con las diferencias que se generan entre los propios transportistas, cuando llegan camiones de otros puntos y ofrecen sus servicios por valores más bajos que los que se están manejando en determinada plaza", admitió el dirigente.

Para garantizar la eficacia de la tarifa única del cereal, los gremialistas se encuentran analizando un sistema de control que pueda verificar el cumplimiento de los valores acordados. "En este momento estamos viendo las herramientas necesarias, y ahora esperando que empiece la cosecha gruesa para poder implementarla", anunció.

Comentá la nota