Las dificultades del Plan 0 Km reactivaron la venta de usados

Los vendedores dicen que están saliendo de la parálisis que sufrieron a fines del año pasado. Quienes no pueden cumplir con las exigencias del plan nacional optan por un vehículo de segunda mano.
Las dificultades del plan 0 km generan expectativas en las agencias de autos usados de Río Cuarto, que ya comenzaron a ver reactivadas sus ventas.

Las perspectivas son buenas a pesar de que las operaciones en este primer mes son menos que las hubo a esta misma altura, el año pasado, cuando todo era promisorio, pues no habían estallado el conflicto del campo por las retenciones móviles para los granos ni la crisis financiera que enlodó la economía mundial.

El Plan de Incentivo a la Industria Automotriz, echado a rodar con fondos de la ANSeS, lejos de inmovilizar el mercado del usado le está permitiendo salir de la parálisis que le tocó atravesar en los últimos meses del año pasado.

El interés que generó en diciembre el Gobierno nacional se fue convirtiendo en desilusión para quienes no llegan con el monto mínimo exigido o no pueden cumplir con alguno de los otros estrictos requisitos del plan, como son el pago de las 12 primeras cuotas más los gastos administrativos, de inscripción, prenda y traslado para poder retirar la unidad, a lo que se agrega una espera que no baja de los 45 días.

Ante las complicaciones, quienes persisten en su afán de hacerse de un auto o cambiar el que tienen, se vuelcan al mercado del usado.

“Comprarse un cero en lugar de un usado es lo que le gustaría a la gente. Pero no es para todos. Ese plan es un engaño. El que tiene para un usado no llega al nuevo”, dijo Gabriel Cuesta, vendedor de Austral Automotores.

Admitió: “Hay más movimiento que en diciembre, cuando la gente tenía expectativas con el anuncio del Gobierno. Después averiguó y se dio cuenta cómo es esto.

Entonces, volvió a pensar en el usado. Nosotros le damos financiación con sólo presentar el DNI”. Y enfatizó: “Toda esta movida nos favoreció porque la gente empezó a pensar en comprar autos”.

Agregó: “Arrancamos bien en relación con fin de año, pero está flojo con respecto a enero de 2008, que fue muy bueno”.

Julio Fernández, otro concesionario de la ciudad, comentó: “La venta del usado está retraída por la recesión. El plan del Gobierno para la compra de un 0 km es realmente inaccesible. Es complicado para la gente”. Estimó que “la caída de entre el 30 y 40 por ciento va a seguir” y reconoció que “una de las causas del receso pudo haber sido el lanzamiento del plan”.

El comerciante marcó diferencias con el plan 0 km: “Nosotros sí recibimos usados, damos financiación y entregamos en 24 horas”. Y remarcó: “Hoy hay una buena oferta de usados, los precios están acomodados y los autos son muy buenos”.

Roberto Gabosi, también vendedor de autos, consideró: “Los usados van a bajar. Hay una merma en las ventas, que no es nueva sino que viene desde hace cinco meses.

No creo que pase nada con este nuevo plan, pero para nosotros puede complicar más las cosas en este marco de crisis que ya se vive en el país”.

Maximiliano Alfonso comentó: “La gente está viniendo mucho a preguntar. Está habiendo un poco más de movimiento respecto de lo que hubo en noviembre y diciembre, cuando se paró todo”.

“La crisis está. El plan del 0 km no influyó mucho, lo que sí, hizo que la gente se reservara la plata para ver cómo era. Pero la semana pasada se empezó a mover, enero empezó bien y la gente está concretando operaciones”.

La venta de autos usados se incrementó 2,6 por ciento en el país durante 2008 en relación con el año anterior al totalizarse 1.410.000 operaciones.

Una propuesta que no termina de arrancar

El Fiat Uno de tres puertas es el auto nuevo más barato que se ofrece en Río Cuarto. Pero el que se publicita a 29.150 pesos no está en el mercado. Y el salto inmediato sugerido es otro, que aunque mejorado no tiene aire acondicionado, ni estéreo, y cuesta 31.800 pesos. Ya con esos dos elementos el precio sube a 35 mil pesos. Y la diferencia entre tres y cinco puertas es de 714 pesos.

La primera sugerencia que se recibe es la de optar por la financiación propia de Fiat, antes que por el plan del Gobierno.

Un vendedor de una concesionaria local dijo que hay que esperar 120 días para la apertura de una carpeta de crédito con miras a retirar el Uno con el Plan 0 Km. Y que se necesitan 5.830 pesos -el equivalente a las primeras doce cuotas de un total de 60- más unos 2.500 de gastos administrativos, patentamiento y traslado del vehículo y otros 3.500 por cambio de modelo. La operación se completa con el pago mensual de 48 cuotas de entre 1.000 y 1.100 pesos, puesto que al precio inicial de 850 pesos se le suman un 11 por ciento anual de ajuste y el seguro del auto, según se indicó.

En este salón de ventas se aseguró que es comparativamente más ventajosa la financiación propia de la marca que el Plan 0 km, puesto que no tiene intereses -aunque se reajusta con el precio que el mercado le va fijando al vehículo-, la entrega se hace a los 90 días y tiene menos requisitos. “Sólo hay que presentar el DNI y una declaración de ingresos superior a 2.200 pesos”, dijo el asesor comercial.

Por fuera de la propuesta del Gobierno, para el Fiat Uno, una opción es pagar 9.850 pesos, el 30 por ciento del auto más económico en stock, más los 2.500 de flete, patentamiento y prenda, y el resto en cuotas.

La otra es participar de un plan de 84 meses, cuya cuota pura es de 380 pesos, pero su precio final por mes es de 447, por lo que se pasa de 31.920 pesos a 37.548, más las variaciones que imprima el precio de mercado.

Con el pago de la primera cuota se participa de un sorteo de dos autos por mes, entre 84 suscriptores, y se tiene la opción de sacarlo por licitación, para lo cual se están ofreciendo entre 10 y 12 mil pesos.

Entre los más económicos se encuentra el Chevrolet Corsa de tres puertas con aire acondicionado. Con el plan del Gobierno su precio se reduce de 39.450 a 32.125 pesos. Son 60 cuotas de 810. Para retiralo es preciso pagar las 12 primeras cuotas y un sellado de 130 pesos, más los gastos de flete, patentamiento y prenda. La entrega se prevé en un plazo de entre 45 y 60 días. Y las restantes 48 cuotas son reajustables cada tres meses, de acuerdo con el precio del vehículo en el mercado.

Otra opción es el Chevrolet Corsa Wagon, también con aire acondicionado, cuyo precio es 37.323 pesos, a pagar en 60 cuotas de 923 pesos.

En Río Cuarto, durante 2008 se patentaron 2.643 autos nuevos. El año anterior habían sido 2.052. Y en lo que va de 2009 suman medio centenar.

Comentá la nota