"Fue un año difícil, pero terminó de la mejor manera"

Belisario Agulla estuvo comprometido con los Jaguares y luego sufrió una distensión de ligamentos; en la final ante el CASI explotó con una actuación sobresaliente
En el partido más trascendente del año, Belisario Agulla emergió con toda su voracidad ofensiva para anotar los tres tries con los que Hindú venció al CASI por 31-22 para conquistar su cuarto título consecutivo, el sexto de su historia. No venía siendo el mejor año para el wing, que no había logrado, hasta el miércoles, replicar las actuaciones de 2008, cuando se erigió como una de las armas más temibles del equipo. En la final, no obstante, jugó uno de los mejores partidos de su corta carrera.

Dentro de un conjunto que contó con muchas individualidades en un nivel excelso (Manasa, Santi Fernández, Senillosa, Iachetti, Lorenzetti, De la Fuente), Agulla se convirtió en la figura del partido merced a sus letales estocadas. Con potentes penetraciones y electrizantes cambios de paso (su sello personal) quebró la línea de ventaja cada vez que tocó la pelota y transformó los avances de Hindú en una situación de riesgo para el in-goal rival. "El equipo anduvo muy bien; quien marca los tries es anecdótico. Lo importante es que sirvan para ganar", dice con humildad.

A los 21 años, Agulla es ya uno de los valores más preciados dentro de un plantel que derrocha talento y no escatima recambio. Debutó en la primera en 2006, y al año siguiente, cuando Horacio, su hermano mayor, dejó una vacante al irse al Mundial de Francia, Beli surgió como la alternativa ideal. El año pasado fue el tryman del campeonato y ahora, cerró una temporada irregular de la mejor manera y sumó su cuarto título. "Cada campeonato es especial y se festeja a su manera. Ahora queremos disfrutar éste que nos costó tanto."

-¿Por qué no pudiste mantener el nivel a lo largo de todo el año?

-No tuve mucha continuidad en el club porque participé en muchos partidos con los Jaguares y después sufrí una lesión [distensión de ligamentos en la rodilla]. Por suerte, los que jugaron lo hicieron bien. Llegué con lo justo para los últimos partidos. Fue un año difícil, pero terminó de la mejor manera.

-Al principio les costó quebrar la presión del CASI ¿Qué cambió en el segundo tiempo?

-Sabíamos que iba a ser un partido durísimo y que teníamos que tener paciencia. Si manteníamos la calma las cosas nos iban a salir. Insistimos con nuestro juego y de a poco pudimos encontrar los espacios.

-¿Tiene un sabor especial que enfrente haya estado el CASI?

-No. Cualquiera que hubiese sido el rival habría sido muy lindo igual. Uno tiene que pensar en uno mismo y no en el que tiene enfrente.

-¿Cuál es la clave para que Hindú se mantenga tan dominante estos cuatro años?

-Desde hace más de cuatro años, Hindú hizo un sacrificio enorme: planeando las cosas bien, tratando de disfrutar y pasarla bien como club y como familia; todo eso hace que ahora podamos mantenernos arriba. Hindú es como mi segundo hogar, paso más tiempo en el club que en casa. Acá están mis amigos, mi familia. Representa mucho para nosotros y tratamos de disfrutarlo lo más que podamos. Es algo inexplicable.

-Si se mantiene la resolución de la URBA de no dejar jugar a los profesionales en el torneo local, ¿qué vas a hacer?

-Todavía no lo pensé. Aún no sabemos qué decisiones se van a tomar. Ahora voy a pensar en la gira con los Jaguares, que empieza el sábado. Hasta que no digan qué va pasar no hay mucho que evaluar.

-¿Considerás la posibilidad de ir a jugar afuera?

-Por ahora estoy bien así; trato de disfrutar el momento.

Comentá la nota