*El dificil malabarismo de intendentes en Neuquén

Los mandatarios comunales que representan a distintos frentes políticos opuestos al MPN comenzaron a mostrarse como socios en un proceso que busca el armado de un gran frente político para el 2011. Detalles de la presentación en sociedad, que fue el pasado fin de semana en Chos Malal.
Las fotos que registraron los medios que asistieron al mitin fueron más que evidentes: los mandatarios comunales se instalaron con fuerza en un espacio que muchos quieren o creen destinados para sí.

El intendente de Neuquén, Martín Farizano, estuvo sentado al centro de la extensa mesa que presidió y coordinó la convocatoria. El dirigente radical estuvo secundado por sus pares de Chos Malal, Carlos Lator; de Cutral Co, Ramón Rioseco; de Centenario, Javier Bertoldi; y el joven intendente de Las Ovejas, Nicomedes Navarrete. Todos llegaron a sus administraciones liderando experiencias políticas electorales frentistas.

La semana previa hubo distintos rumores que amenazaban con dar por tierra con la convocatoria. Incluso el "club de intendentes frentistas", en una reunión de trabajo que había tenido el jueves último, en Cutral Co, evaluó la necesidad y conveniencia de asistir o no a la convocatoria del "compadre Lator".

Las versiones indicaban que había una puesta en escena previa, a través de la cual se pretendía ubicar a UNE (Unión de los Neuquinos) como el principal cerebro del encuentro norteño.

Todas las dudas fueron despejadas. También trascendió que incluso hubo un reclamo muy fuerte por dicho intento. Los intendentes, por ahora, no quieren que haya un partido que se adjudique su representación. Al contrario, pretenden hacer valer el sentido de lo plural, de lo diverso.

Por eso, los administradores comunales quieren imprimirle un sesgo de mayor institucionalidad al espacio que construyen día a día. Están convencidos de que por ser los conductores de espacios similares en sus localidades son los indicados para llevar adelante tamaña apuesta provincial.

UNE trata de buscar la reconciliación con algunos sectores políticos que son parte del espacio opositor y que de mala manera miran de reojo los pasos de Julio Fuentes y compañía. Las palabras del cacique sindical estatal la mañana del sábado ante el auditorio fueron más que elocuentes. Llamó a dejar de lado "diferencias pasadas, para que todos juntos trabajemos en un espacio común que se transforme en alternativa de poder en el 2011".

El dirigente Socialista, Eduardo Correa, tomó el guante arrojado por el gremialista. Luego de hacer un recuento de las penas opositoras desde el año 1987 a la fecha, les pidió a los presentes "tener memoria" para "no caer nuevamente en el discurso de aquellos dirigentes opositores que buscan obstruir la unidad de la oposición beneficiando al MPN".

Los intendentes fueron más cautos a la hora de analizar el futuro político. La línea de sus intervenciones estuvo relacionada con la necesidad de "avanzar en la planificación y proyección de políticas que lleven soluciones a las demandas de los vecinos de cada una de las localidades de la provincia".

Enviaron un mensaje claro a los presentes y ausentes: "no estamos en la construcción de un frente anti MPN y tampoco excluimos a nadie de la oposición". El sinceramiento tuvo dos claros destinatarios: el gobernador Jorge Sapag y el diputado nacional por la UCR, Horacio Quiroga. Sobre este último también arriesgaron que "fue invitado y será invitado en cada uno de los encuentros que organicemos. Está en él si se suma o no".

Dejaron de lado cualquier celo de protagonismo para mostrarse como el bloque que supieron construir durante los últimos dos años.

La gran duda es si se mantendrán con la misma firmeza en los embates que sufrirán durante los próximos procesos políticos por venir.

La respuesta está en ellos. Por lo pronto los equipos técnicos que los secundan ya trabajan en la próxima escala del largo derrotero que se trazaron. Será en el mes de marzo, en la ciudad de Cutral Co, con Ramón Rioseco como intendente anfitrión.

Comentá la nota