Es difícil investigar las interferencias

Los investigadores dicen que es casi imposible saber quién amenazó a Cristina Kirchner
La Justicia tiene pocas esperanzas de descubrir quién fue el autor de las amenazas a Cristina Kirchner denunciadas por el Gobierno: el sistema de comunicación del helicóptero presidencial es abierto y es casi imposible identificar el origen de las interferencias.

Esas son las primeras conclusiones a las que llegaron los investigadores judiciales después de un día de trámite en la causa, según informaron a LA NACION dos funcionarios que trabajan en el caso.

"Aeroparque usa cuatro o cinco frecuencias que no se pueden encriptar por un tema de seguridad aérea. Es como un radiotaxi. Todas las demás naves, estén en el aire o en tierra, escuchan las conversaciones y se pueden meter. En principio, si quien habla no se identifica, no hay cómo saber quién fue", explicó una fuente del caso. También se puede interferir una comunicación por medio de equipos portátiles. "Es muy fácil. El mejor vale 160 dólares y tiene un radio de 20 o 30 kilómetros", agregó.

La denuncia que investiga el juez federal Ariel Lijo fue presentada anteayer por el procurador general, Esteban Righi, sobre la base de un reporte del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli.

Ese documento informaba que las amenazas habían sido el viernes pasado, durante un vuelo de siete minutos que trasladó a la Presidenta de la quinta de Olivos a la Casa Rosada. "Maten a la yegua", "¡Boludos, maten al pescado!" y "¡Mátenla!" son las frases que quedaron registradas. Estas interferencias -y otra de cinco segundos de una marcha militar- aparecen en medio de los diálogos de los pilotos con la torre de control.

Ayer, declaró en el expediente un comodoro que es funcionario de seguridad del aeroparque Jorge Newbery, que explicó cómo funciona el sistema de comunicaciones, y la semana próxima se presentarán los pilotos del helicóptero.

Además, los investigadores avanzarán sobre otra posible pista: cruzarán la voz de las amenazas con la que quedó grabada en una llamada al número de emergencias, el 911, que hacía referencia a las comunicaciones del helicóptero.

Comentá la nota