¿Por qué es tan difícil custodiar las urnas?

Sólo en La Matanza se necesitan cuatro mil fiscales. En José C. Paz, el 65% de ellos fueron truchos en la última elección. De Narvaez pretende "un River lleno" para cuidar sus votos.
Custodiar los votos en las urnas del Conurbano, esa es la cuestión. El tema, indudablemente, desvela a la oposición que ya invierte mucho en coordinar el despliegue para el día de la elección.

De los 134 municipios que componen la provincia de Buenos Aires, 31 conforman el decisivo Gran Buenos Aires y de esas tres decenas, tres son los territorios que más atemorizan a los líderes de la oposición. El ranking de hostilidades lo encabeza Merlo, y detrás está La Matanza, seguida por José C. Paz.

"Una de las zonas más peligrosas para fiscalizar es el segundo cordón de La Matanza. Ahí, hay muchos años de trabajo del Partido Justicialista que tiene que ver con una inversión económica sobre la pobreza. A la persona con necesidades básicas insatisfechas si en el día de la elección le prometen una chapa o comida a cambio de cuidar el voto oficialista, ¿qué va a decir? Lo hace…" argumenta el diputado provincial de la Coalición Cívica, Sebastián Cinquerrui.

El legislador también apuntó al distrito comandado por Raúl Othacehé como otro de los bastiones infranqueables, pero marcó otras particularidades: "En Merlo el sistema es mucho más complejo porque las acciones son más violentas y llegan a un nivel tal que generan falta de participación".

El piquetero Luis D´Elía, un conocedor del paño, confirma que "para fiscalizar en La Matanza se necesitan cuatro mil personas como mínimo". Pero no sólo se necesita gente, también se precisa "algún tipo de movilidad para el despliegue que te exige el distrito". Y lo fundamental: "No hay que olvidarse que son cuatro mil personas que deben ser alimentadas el día de los comicios". También hay que tener en cuenta que "se necesitan dispositivos de comunicación para sortear las picardías que muchos hacen".

De estas pillerías bien puede hablar Lidia Satragno "Pinky", tras su fallida incursión en ese distrito en 1999 cuando se candidateó a intendente. "Tienen un aparato bien aceitado para eso, yo lo padecí", dijo.

La Coalición Cívica sabe que no llega a cubrir todas las mesas de la provincia (se necesitan 30 mil fiscales) y convocan al electorado independiente bajo la consigna "sé fiscal de la República". El peronista disidente Francisco De Narváez, billetera de por medio, redobla la apuesta: "Nosotros -dijo- pretendemos tener dos fiscales por mesa en la toda la provincia". Algo así como un estadio de River lleno.

Lo cierto es que los pingos se ven en la cancha y es ahí donde los antecedentes confirman la teoría. "Yo he vivido situaciones patoteriles, empujones y en muchísimos casos la policía que custodia la escuela obedece las directivas de los fiscales generales del oficialismo. Ellos te arrastran con tal potencia, y te arremeten con tanta violencia, que del otro lado tiene que haber un tractor para frenarlos", asegura la ex candidata a concejal de José C Paz por el partido Recrear, Patricia Lazzaretti, una de las pocas opositoras que levanta la voz en ese distrito.

"En la última elección se constató en José C. Paz que el 65% de los presidentes o autoridades de mesa eran truchos, es decir que de acuerdo a los datos de la Junta Electoral, el presidente debe ser de la circunscripción de esa escuela, entonces si se detecta gente que no lo es, es porque no lo puso el programa de la Junta Electoral", dijo la dirigente que en 2007 radicó una denuncia penal por este tema.

El peronista Aníbal "Toty" Leguizamón, actualmente en la Coalición Cívica, sostiene que a la hora de jugar en los comicios "el segundo cordón es el más difícil porque tiene toda una lógica que va más allá de la política, donde los métodos del poder político para imponerse en el resultado rozan lo delictivo".

"Nosotros estamos haciendo un fuerte trabajo para asegurar que nuestras boletas lleguen a las escuelas. Vamos a hacer que quince días antes de la elección nuestra boleta esté casa por casa para que la gente vaya directamente con la lista", advierte Leguizamón.

Comentá la nota