Difícil cumbre entre Obama y Netanyahu

En su primer encuentro, buscarán acercar posiciones sobre el proceso de paz en Medio Oriente; el desafío de Irán será un tema clave
WASHINGTON.- Después de una complicada semana marcada por la publicación de nuevas fotos de tortura de prisioneros en Irak y el anuncio de que mantendrá los tribunales militares en Guantánamo, el presidente Barack Obama se sumergirá a fondo hoy en dos de los temas más espinosos de la política exterior de Estados Unidos: el conflicto en Medio Oriente y el plan nuclear de Irán, ejes de una visita del premier israelí, Benjamin Netanyahu.

Ambos líderes tienen previsto mantener hoy un almuerzo de trabajo en la Casa Blanca, durante el cual el presidente estadounidense presionará al premier israelí para que acepte la creación de un Estado palestino como parte de una solución al conflicto en Medio Oriente.

La urgencia por detener el programa nuclear iraní, que Israel ha calificado de "amenaza existencial", será también otro de los asuntos tratados durante el encuentro, aunque nuevamente los puntos de vista de Obama y Netanyahu no son coincidentes.

El premier israelí defiende la necesidad de imponer más sanciones a Irán por su programa nuclear, algo para lo que busca el apoyo de Washington. Israel tampoco descarta el uso de la fuerza militar para interrumpir el programa atómico de Teherán.

De hecho, las fuerzas armadas israelíes ya consideran varias opciones para lanzar bombardeos "preventivos" contra las instalaciones donde se desarrolla el plan nuclear iraní, que según Teherán sólo persigue fines civiles. Israel y buena parte de la comunidad internacional sostienen que su verdadero objetivo es elaborar armamento atómico.

Obama busca, por el contrario, un acercamiento diplomático a Irán, y ha ofrecido a las autoridades y al pueblo iraní "un nuevo comienzo" en la relación si Teherán opta por cumplir sus compromisos internacionales. No obstante, el mandatario estadounidense ha indicado que no busca "hablar por hablar" con el gobierno iraní y que podría cambiar de actitud si su oferta no arroja resultados. Al parecer, Washington se ha fijado hasta el otoño para decidir si hay progresos.

"El encuentro [entre Obama y Netanyahu] girará en torno a la manera de impedir que Irán consiga la bomba atómica", señaló el ministro de Medio Ambiente de Israel, Gilad Erdan.

Si bien Irán será el eje de la cumbre, el conflicto en Medio Oriente ocupará un lugar especial en la agenda, y en particular la creación de un Estado palestino, a lo que Netanyahu se opuso a lo largo de toda su carrera política.

Sin embargo, el ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, indicó el fin de semana pasado que el primer ministro podría aceptar un Estado palestino que conviva junto a Israel, lo que significaría un giro de 180 grados en su tradicional postura.

"Creo que Netanyahu le dirá a Obama que este gobierno está dispuesto a entrar en un proceso político que resulte que dos pueblos convivan en paz y respeto mutuo", dijo Barak, quien evitó no obstante mencionar directamente la palabra "Estado".

Obama ha indicado en varias oportunidades que para alcanzar la paz en Medio Oriente es inevitable la creación de un Estado palestino, algo en lo que coincidió Benedicto XVI durante su visita a la región la semana pasada.

El rey Abdullah II de Jordania, que se reunió con Obama a fines de abril en Washington, afirmó que el mandatario estadounidense prepara su propio y ambicioso plan de paz para Medio Oriente, que podría presentar en el discurso que tiene previsto dar en El Cairo el próximo 4 de junio. Ese plan, al parecer, buscaría no sólo la paz entre Israel y los palestinos, sino también entre Israel y el resto de los países árabes, incluido Siria.

Giro en EE.UU.

Lejos del apoyo incondicional que le ofreció su predecesor, George W. Bush, el actual presidente estadounidense está dispuesto a presionar a Israel.

La prensa israelí expresó ayer una cierta inquietud por las diferencias entre el gobierno de Netanyahu y la administración Obama. "La luna de miel entre Israel y Estados Unidos terminó", estimó el periódico Yediot Aharonot , según el cual "hay que ser ciego y sordo para no captar el significado de los mensajes que vienen de Washington".

En un indicio del cambio de actitud en Estados Unidos, el vicepresidente Joe Biden indicó en la reunión anual del Aipac, el principal grupo de presión proisraelí en Washington, que "Israel debe trabajar en favor de una solución de dos Estados" y dejar de construir asentamientos en territorio palestino.

La reunión entre Obama y Netanyahu forma parte de una serie de encuentros que el mandatario norteamericano tiene previsto mantener con líderes de Medio Oriente.

La semana próxima Obama recibirá en la Casa Blanca a su colega egipcio, Hosni Mubarak, y al presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas.

Esta ronda de contactos culminará la primera semana de junio, cuando el presidente estadounidense pronuncie su discurso al mundo musulmán desde un lugar aún por decidir en El Cairo.

Agencias AP, AFP, EFE y Reuters

Una sola fuerza de seguridad en Gaza

* EL CAIRO (AFP).- Las organizaciones palestinas Al-Fatah y Hamas alcanzaron ayer a un acuerdo para formar una fuerza de seguridad común en Gaza, que actuará hasta las próximas elecciones de enero de 2010, según anunció Nabil Chaath, un alto responsable de Al-Fatah, citado por la agencia oficial egipcia Mena. Las delegaciones de Al-Fatah, del presidente palestino Mahmoud Abbas, y de Hamas, el movimiento islamista en el poder en Gaza, celebran en El Cairo la quinta sesión del diálogo interpalestino con el auspicio del gobierno egipcio.

Comentá la nota