El difícil camino a marzo del oficialismo de Casa de Gobierno

La base para entender lo que pasa estos días dentro de la UCR, son los desafíos que tiene por delante Eduardo Brizuela del Moral, y su gobierno desde ya: debe ganar el 8 de marzo, para poder llegar con aire a octubre y al 2011, pero las listas de candidatos del FCS deben estar integradas mayoritariamente por gente propia, lo que no incluye a dirigentes con otra referencia. En esos preparativos, nadie les augura éxitos a los ocupantes de Casa de Gobierno, apenas suerte (que ciertamente les sobra).
Con vistas al 8 de marzo próximo, Eduardo Brizuela del Moral y grupo político, el Movimiento Renovador, hace llegar a todos los rincones de la provincia dos premisas: consensuar los mejores candidatos y que éstos sean renovadores, o al menos no castillistas.

Es que en el entorno político del primer mandatario se intranquilizan, ven amenazado el futuro del gobierno actual, con peronistas manejando la Cámara de Diputados y castillistas la del Senado.

Es la base para entender un proceso traumático de selección de candidatos, que ya comenzó en el radicalismo provincial, a la que están afectados todos los funcionarios provinciales, recién reintegrados de sus vacaciones.

En relación a la Cámara baja, el triunfo para el oficialismo radical no solo implica ganar, sino recuperar las dos bancas que dejan en diciembre Verónica Mercado y Egle Altamirano. En el Senado, el oficialismo aspira, de mínima, a mantener las 6 bancas que pone en juego (Ancasti, Antofagasta de la Sierra, Paclín, Tinogasta, Capayán y La Paz), y de máxima, sumar las representaciones de Santa María y El Alto.

Los aspirantes a ocupar las listas de candidatos para el 8 de marzo son, la mayoría, quienes hasta ahora vienen ocupando esas mismas bancas en juego; en Diputados, la mayoría de las bancas que se renuevan pertenecen a otros sectores internos de la UCR y el FCS que se deben garantizar: las bancas de Luis Andraca, Juan Carlos Balverdi, Mario Perna, José Sosa, Augusto Jalile. Las “propias” del brizuelismo son las menos.

Para la lista de candidatos al Senado, el problema se agrava para el oficialismo de Casa de Gobierno: los anotados para representar a Ancasti, Antofagasta de la Sierra, Paclín, Tinogasta, Capayán y La Paz, son todos castillistas, los mismos que hoy ocupan esas bancas y que pelearan duro por la reelección.

Los brizuelistas tienen más chances de meter de candidatos a gente propia en Santa María y El Alto. En este último departamento es donde la disputa levanta menos polvareda, allí el candidato de Casa de Gobierno es un funcionario de la Tesorería provincial.

En Santa María los renovadores brizuelistas podrían ubicar a un hombre propio, pero la polvareda que levanta la interna, complicada por cierto, podría asentarse recién después del 8 de marzo. Lo mismo pasa en las internas de todo los departamentos donde deben elegirse candidatos para el Senado y es uno de los mayores temores del oficialismo; y quienes anhelan que todos los problemas internos se arreglen durante febrero, se sobresaltan cuando se enteran de lo que pasa en Recreo, donde la interna hizo perder una intendencia en el 2007, y aun hoy perdura una amargura que se canaliza de la peor manera.

Los aprestos oficialistas para marzo, con la vista puesta en el futuro, chocan con esas miles de dificultades que se solucionan muchas veces con la chequera estatal, aunque igual nadie se anima a desearle éxitos a la Casa de Gobierno, porque no sobra en el Gabinete habilidad política, apenas suerte, que ciertamente les sobra, y que es a lo único que apelan los seguidores de Eduardo Brizuela del Moral.

Comentá la nota