Diferentes sectores de Pergamino tuvieron nuevamente problemas con el suministro de agua potable a raíz de las altas temperaturas

Algunos sectores de la ciudad volvieron a tener dificultades con el servicio de agua potable debido a las altas temperaturas registradas en las últimas horas en Pergamino y, una vez más, el consumo irracional del líquido vital puede haber sido la causa principal para que sucediera esto.
Obviamente que la falta de presión en la red de distribución demuestra que “el consumo real de agua supera ampliamente a la dotación, evidenciando que estamos en presencia de niveles de demanda extraordinarios que no requieren de más medidas que las del control”, manifestaron desde el Municipio.

A pesar de las recomendaciones efectuadas públicamente respecto de la necesidad de realizar un uso responsable del agua, puede observarse permanentemente que “parte de la población, en una actitud que demuestra una falta de solidaridad absoluta para con el resto de los vecinos de la ciudad, realiza durante todo el día acciones como llenado de piletas, riego de plantas y espacios verdes, lavado de veredas y riego de calles; entre otras cosas”.

Ante la excesiva demanda que en gran parte del día supera a la “disponibilidad del recurso, la respuesta del sistema se traduce en una disminución de la presión en las redes de distribución, resultando más críticos aquellos lugares más elevados desde el punto de vista topográfico u otros con alta densidad poblacional”, agregaron ayer en la Comuna de Pergamino.

Fuera de la ley

“Se recuerda a los vecinos que la instalación de bombas domiciliarias conectadas directamente a la instalación de entrada de la vivienda son antirreglamentarias, salvo que las mismas sean instaladas de manera que capten agua desde una cisterna y desde allí bombeen al tanque de reserva”, advirtieron en la Municipalidad. “El funcionamiento de las bombas domiciliarias conectadas directamente de la cañería que ingresa al domicilio, conocidas como bombas chupadoras, provocan serios inconvenientes en el sistema en general, y en particular agudizan sobremanera la falta de presión en todas las viviendas vecinas”, remarcaron en Obras Sanitarias.

Usar y no derrochar

El verano es una época en la que el uso de agua se vuelve mucho más intensivo, tanto para cubrir las necesidades básicas como para recreación o riego. Que el agua sea suficiente para todos requiere de una responsabilidad compartida más allá de que el Municipio debe prestar el servicio en las condiciones requeridas y cada vecino debe hacer un uso racional.

“La solución es muy simple, y se trata sólo de no derrochar” afirman en Obras Sanitarias. “Por eso el mensaje es que cada vecino use toda el agua que necesite, pero eso no significa que se deba desperdiciar algo tan valioso y necesario para todos”.

Hay algunos consejos simples que se pueden aplicar. Las horas de mayor uso son las cercanas a las comidas, de 10:00 a 15:00 y de 19:00 a 22:00. Por eso, es aconsejable evitar en estos horarios el consumo de agua que puede hacerse en otros momentos, como por ejemplo el llenado de piletas o el riego de plantas.

Se recomienda llenar las piletas de noche, de esa manera no afectará la presión cuando toda la ciudad está necesitando el agua para otros usos más indispensables. Pero además, hay que cuidar el agua de las piletas. Para mucha gente es más fácil llenarla con frecuencia que incorporar cloro o químicos que preservan el líquido. Y esta actitud tiene un impacto muy fuerte en el consumo. Por otra parte, cuando se deba vaciar la pileta, en lugar de tirar el agua, se la puede aprovechar para regar plantas, regar las calles de tierra si fuera necesario o baldear los pisos.

Comentá la nota