Hay diferentes realidades locales frente al fin del régimen promocional

La caducidad del régimen de promoción industrial, al menos como lo conocimos hasta ahora, es un hecho que mas tarde o mas temprano terminará por confirmarse.
A esta altura es claro que el gobierno nacional no tiene voluntad política para revivir el régimen vigente en las provincias de San Juan, Catamarca, La Rioja y San Luis desde la década del 80.

Pero la realidad de la promoción industrial no es igual en las cuatro provincias integrantes del acta de reparación histórica. Mientras que San Juan y La Rioja recuperaron hace algunos años la posibilidad de reasignar cupos no utilizados de la promoción, no sucede lo mismo con Catamarca y San Luis.

Asimismo el reclamo por la vigencia del régimen, ha variado segun la posición política de los gobernadores, según estén más o menos cercanos a la Casa Rosada.

En La Rioja el gobernador, Luis Beder Herrera le ordenó a sus funcionarios que elaboren, con el acompañamiento de los gremios, un informe exhaustivo sobre las inversiones, ocupación y antigüedad de las empresas que terminan con la promoción en los próximos años.

Se sabe que son 60 de las casi 80 industrias subsistentes las que se encuentran en esta situación.

Como compensación La Rioja podría pedir subsidios al transporte y financiamiento para la actualización tecnológica y productiva.

El catamarqueño Eduardo Brizuela del Moral, que se entrevistó con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el miércoles, planteó la preocupación de su provincia respecto al tema pero no consiguió que la mandataria le adelantara su opinión en la materia.

Catamarca tiene casi 120 industrias promocionadas, entre tejedurías, textiles, alimentos y metalúrgicas de las cuales, 80 están pronto a ver el fin de sus beneficios fiscales y otras 40 ya están operando sin ellos desde hace algunos años, y en su parque industrial unos 7 mil obreros están expectantes por la situación.

En San Juan, la situación es distinta porque al igual que La Rioja, el gobierno nacional la autorizó para reasignar cupos no utilizados del viejo régimen lo que permitió que un par de industrias pudieran actualizar o readecuar su emprendimiento.

De las 120 industrias radicadas en la provincia, el 25 por ciento terminan este año con el beneficio promocional, por lo que el año próximo comenzarán a enfrentar sus obligaciones fiscales y algunas de ellas ya pidieron el salvataje del Estado provincial.

No obstante, en San Juan saben que Gioja no quiere complicar al gobierno nacional y que por tanto enarbola una alternativa que "le sea menos costosa al fisco y que no encuentre objeciones en el resto de las provincias" (ver recuadro).

Tan es así que la prensa asegura que no será un tema en la audiencia que el mandatario sostenga esta semana con la presidenta.

En San Luis, la reivindicación de la promoción industrial está solapada por el enfrentamiento que mantiene el Gobernador Alberto Rodríguez Saá con el matrimonio Kirchner, pero los puntanos apuestan a sostener las ventajas concedidas hace más de dos décadas para la radicación de industrias.

Este año en medio de conflictos laborales en varias plantas, recibieron el acompañamiento de la UIA para sostener su posición.

Comentá la nota