Diferenció la gestión de Néstor Kirchner de la de su esposa y asegura que hay crisis Julio Alem se pegó a Eseverri, criticó a la Presidenta y no descartó cortar boleta

El titular del Concejo Deliberante defendió el nuevo sistema de la Tasa de Servicios Urbanos, al que consideró como más justo y solidario. Se puso otra vez del lado del campo y sostuvo que "hay ensañamiento" del Gobierno contra el sector. Tuvo una visión crítica sobre la promesa nacional parcialmente incumplida de construir 1.000 viviendas en Olavarría.
El presidente del Concejo Deliberante, Julio Alem, volvió a marcar diferencias de fondo con el gobierno nacional y admitió que hasta podría llegar a cortar boleta el día en que tenga que emitir su voto. "No sé qué puede pasar, con todo este lío no sé quién va a ir con quién. A lo mejor votaré para intendente, otro para... Puedo votar de distintas formas", remató, como consumando claramente sus claras diferencias con el kirchnerismo actual.

No es la primera vez que Alem se distancia de la política nacional, y siempre expresa sus diferencias con absoluta claridad y transparencia, sólo que esta vez se anima a decir que es capaz de no votar la lista completa del Frente para la Victoria.

Sin embargo, fue terminante al afirmar que "estoy completamente de acuerdo con José (Eseverri) y las diferencias que tengo con él son sobre el gobierno nacional".

En ese marco, el titular del Concejo Deliberantes también apoyó el nuevo método para calcular la tasa de servicios urbanos, al que calificó de ser "más justo" y "solidario".

Alem está convencido que la gestión de Néstor Kirchner fue mejor que la de su esposa Cristina y cree ver durante este último año una suma de "errores", aunque los simplifica en la política que tuvo el Gobierno con el campo. En ese sentido, coincidió con la presidente de la Sociedad Rural de Olavarría, Norma Urruty, en que "hay un ensañamiento" con el sector agropecuario.

Servicios Urbanos

Sobre el nuevo sistema para calcular la tasa que deben pagar los olavarrienses en concepto de barrido y recolección de residuos, Julio Alem explicó que si bien se ha dejado de lado el criterio basado en la referencia de la contraprestación, "esta nueva forma va de la mano de la flexibilización que se ha dado a través de los fallos de la Corte, que no significa que en cada caso se deba cubrir la prestación del servicio".

Añadió que "éste es el primer año que se va a poner en vigencia. Parte de un porcentaje sobre la valuación fiscal, pero no está atado directamente a esto porque reconoce determinados mínimos y también tiene variación de acuerdo con las zonas. Entonces, así como el año pasado se cambió la tasa de Seguridad e Higiene, este año se cambia la de Servicios Urbanos con un nuevo criterio".

-¿Ya es como un impuesto, entonces?

-No es exactamente un impuesto, porque en el parámetro global de lo que se propone recaudar la Municipalidad está el costo de los distintos servicios que le presta al vecino. Por lo tanto está atado al mantenimiento del servicio.

-¿Por qué no separan cada uno de los servicios como en Bahía Blanca?

-Pero esto que vamos a sacar también es un mix. Porque si bien está el 3 por mil de la evaluación fiscal, hay cuatro categorías (terrenos baldíos, inmuebles con destino de residencia, de cocheras e industrias), dependen de un mínimo por zona y éstas obedecen a si tienen o no pavimento o servicios. Por otro lado, el sistema perfectamente justo no existe. Con éste se pretende aplicar un criterio de justicia y solidaridad.

-¿No existe una doble imposición sobre un mismo inmueble?

-No, porque se ha tomado en cuenta el valor final de la recaudación como referente y el contribuyente está pagando una tasa por el servicio que le presta la Municipalidad.

-En la sesión, Gustavo Alvarez advertía que el Concejo no pierde sus facultades porque puede modificar las alícuotas. ¿Usted cree lo mismo?

-No hay dudas, porque si el día de mañana Scioli se dispara con los valores inmobiliarios, nosotros vamos a ajustar las alícuotas. Además, nunca en Olavarría se cobraron tasas que fueran un disparate.

Viviendas y otras críticas

Con el Intendente dijo que "las diferencias que tengo con José son con respecto al gobierno nacional, porque él está muy de acuerdo y yo muy poco. Pero en Olavarría, no, coincidimos, y en lo que no, yo reconozco que él es el Intendente".

Señaló que estaba de acuerdo con el nuevo plan lanzado por la Presidente, "pero hubiera estado espectacular en abril cuando la actividad económica estaba en un punto alto, interesante. Hoy por hoy, hay mucha malaria. De todas maneras, yo celebro este plan porque significa que una de las primeras veces, si no la primera, que la Presidenta mete mano en hablar de aquellos factores que hacen que se pueda producir más y se pueda recrear la confianza. Porque no nos engañemos, la economía se reactiva si los que tienen la plata la ponen y éstos las van a poner si tienen confianza en el futuro. Y ésta es algo que se va generando día a día. Además, si puede proponer la moratoria más maravillosa, pero la gente va a seguir con la plata debajo del colchón si es que no tiene confianza".

Para Julio Alem, un plan de obras podría prosperar siempre y cuando se lo haga a través de los municipios como se llevó a cabo el Plan Federal I, que "estuvo muy, pero muy bien, porque se les bajaba a los intendentes, que no pueden hacer estupideces porque la gente los encuentra todos los días en la calle".

-Sí, puede ser, pero los engancharon con la promesa de 1.000 viviendas y terminaron haciendo sólo 300...

-Pero nosotros las 300 viviendas las terminamos, porque la obra se adjudicó, se ejecutó, se controló y se certificó desde la Municipalidad. Lo de las 1.000 viviendas fue una promesa del Plan Federal II que hasta ahora nunca se cumplió.

-Norma Urruty piensa que hay un ensañamiento con el campo. ¿Usted cree lo mismo?

-Sí, por supuesto. El campo está fusilado por la política del Gobierno, por los precios internacionales, por la helada y por la sequía. Hay que acertar con medidas para mejorar los problemas del sector.

Las diferencias y la urna

-¿Cómo sigue permaneciendo dentro del espacio K con tantos cuestionamientos de fondo?

-Pertenezco dentro del espacio de este gobierno municipal y no veo que tenga alguna importancia lo que yo opine de la Presidenta con las tasas, la compra de maquinaria vial o un plan para hacer viviendas.

-Y cuando llega el momento de votar, ¿cómo resuelve esas diferencias?

-Pero..., yo no voto el Presupuesto Nacional. Tenemos que entender que no hay demasiada discusión en lo ideológico respecto de las cosas de la ciudad: hay que hacer agua, pavimento, mejorar la atención del hospital, barrer la ciudad, hacer obra pública y cuidar los parques. Y esto lo hace cualquier intendente, sea de izquierda o de extrema derecha.

-Me refiero al momento de poner el voto en la urna...

-No sé qué puede pasar con todo este lío, y quién va a ir con quién. A lo mejor votaré para intendente, otro para... Puedo votar de distintas formas.

-¿Lo ha hecho en el marco durante el kirchnerismo?

-No, porque realmente estaba conforme. Pero ahora, con lo que se ha hecho en este año de Cristina, me parece que hay cosas... No quiero decir que le están errando, porque me parece soberbio, pero la verdad es que no estoy para nada de acuerdo.

-Se han quedado sin partido propio dentro del Frente, como si no tuvieran su propia casita...

-Tendremos que buscar una casa (se ríe de la metáfora). Ya va a aparecer. La estamos construyendo... ya va a haber un lugar de encuentro.

Comentá la nota