Las diferencias subterráneas entre Carrió y Stolbizer

Nunca fueron amigas, ni siquiera confidentes de campaña. Tras una relación inestable, Elisa Carrió y Margarita Stolbizer decidieron emparchar sus diferencias y unirse con el formato de la Coalición Cívica.
Pero la relación duró hasta el cierre de las listas, momento clave, en donde las diferencias se tornaron irremediables. Lilita, que por esos días atravesaba un serio bajón emocional, reapareció y reordenó las listas a su imagen y semejanza, es decir, como le convenía a su proyecto presidencial. Entonces, candidatos del GEN, y hasta muchos aristas, quedaron fuera de la pulseada, o en lugares marginales, sobrepasados por los "necesarios" radicales. Como detalle, los cobistas habían sido directamente excluidos.

Al borde del portazo, dicen que Stolbizer negoció la reincorporación del Confe como condición para quedarse en el espacio.

¿Cuál es la diferencia de fondo? Ambas se desconfían mutuamente, y no comparten las formas estratégicas. Carrió observa que Margarita juega con los cobistas, y que avalará una nominación de Cobos a la presidencia, con el amparo de la UCR. Stolbizer entiende que Carrió no la tiene en sus planes, y que prefiere a Ricardo Alfonsín, y hasta a Gustavo Posse, como candidatos a la Gobernación.

Pero, además, la lideresa del GEN siente que, nuevamente (ya le había sucedió con la UCR en 2003), no tiene el apoyo financiero del Acuerdo; los fondos los centraliza Carrió, quien parece no estar dispuesta a transferirlos. Dicen, también, que cuando mide su figura con los presidenciables, anota mayor porcentaje cuanto más alejada está de Carrió y más cerca de Cobos.

A la creadora de la Coalición nada de esto parece alterarla, ya que confía en su fuerza electoral.

Comentá la nota