Diferencias políticas que no se saldan

Pasó casi desapercibido en los medios, pero el proyecto de declaración del MPN sobre la emergencia educacional en la capital neuquina causó revuelo dentro del Concejo Deliberante y dejó al descubierto que las diferencias partidarias que conviven en el Ejecutivo no logran ensamblarse en el Legislativo comunal.
Pasó casi desapercibido en los medios, pero el proyecto de declaración del MPN sobre la emergencia educacional en la capital neuquina causó revuelo dentro del Concejo Deliberante y dejó al descubierto que las diferencias partidarias que conviven en el Ejecutivo no logran ensamblarse en el Legislativo comunal.

Aunque luego no lo avaló, el presidente del cuerpo, Néstor Burgos (UCR), habilitó la discusión en el recinto haciendo caso al pedido del partido provincial de convocar a una sesión especial para tratar sólo un proyecto de declaración en una semana, donde el posicionamiento de los concejales neuquinos no iba a modificar en nada el conflicto sindical que estaba viviendo la provincia.

Esto molestó, y en los pasillos del Deliberante se especulaba más en los motivos de por qué se iba a aprobar o no la declaración que en el contenido del mismo.

Si bien Alejandra Barragán, de UNE, vinculada desde siempre al sector gremial, dejó en claro su posicionamiento ideológico en contra de este proyecto, su par de bloque, Fabricio Cascino, fiel a su referente en el Ejecutivo, Mariano Mansilla, deslizó en su discurso un encontronazo con el radical Burgos.

"No voy a estar, no me voy a prestar a una ridiculez generada por el MPN y avalada por el presidente del Concejo", expresó enojado Cascino. Estas palabras en contra de Burgos llamaron la atención, ya que no era la primera vez que se escuchaban del edil del UNE criticar al presidente del Concejo por su trabajo en el Legislativo municipal.

En tanto, en los corrillos del Deliberante se dudaba de cómo iba a votar Burgos. "Va a votar a favor del MPN, porque votar en contra es un mandato de Mansilla", especularon varios del oficialismo y de la oposición.

Con la ausencia de la radical Olga Fernández y sin la posibilidad de emitir su voto del nuevo concejal, Burgos quedó solo. En contra de lo que todos especulaban no le dio el visto bueno a la declaración, pero tampoco respondió al posicionamiento del UNE, ya que acompañó al PJ proponiendo otro tipo de declaración, una manera de desvincularse de uno y otro posicionamiento. Ni entrar en el juego de la propuesta de Julio Ocampo, el presidente del MPN vinculado al sobischismo, ni ausentarse en el recinto como lo hizo el UNE.

El tratamiento de la declaración en una sesión especial dejó en evidencia una diferencia que empezó a gestarse en el momento en que Cascino deslizó querer ser presidente del Cuerpo en 2009. El motivo del proyecto pasó a un segundo plano. El lunes importaba más si el voto respondía a darle la razón a uno u otro dirigente. Hasta el MPN, que mira desde afuera, aprovechó este momento para poner al descubierto un distanciamiento que cada vez es más intenso.

Distanciamiento que se gesta también en un desacuerdo electoral, con una UCR que no quiere coaliciones, y con un partido como UNE que está buscando acuerdos para compartir una lista única, y que encuentra en algunos de los referentes radicales una ferviente oposición.

Comentá la nota