Las diferencias entre los autoconvocados y las entidades ya se notan en Junín.

Las diferencias entre los autoconvocados y las entidades ya se notan en Junín.
Igual que en muchos otros sectores del país, los primeros están en desacuerdo con lo firmado por la Mesa de Enlace.
Aunque el sector se rehúsa a pensar que el campo está dividido y que los sectores más duros del Gobierno lograron un viejo anhelo, las diferencias en el agro comienzan a salir a flote.

En ese contexto, el fuerte cruce entre Alfredo De Angeli y Eduardo Buzzi parece la expresión exacerbada y mediática de lo que, lentamente, comienza a pasar en todo el país.

El disparador es en todos lados el mismo: el acuerdo –uno de los primeros en este conflicto que ya cumplirá un año– entre el campo y el Gobierno. Para los autocon-vocados, es un paso apresurado y poco firme en un terreno blando por la desconfianza.

Para la Mesa de Enlace, puede convertirse en el primer ladrillo de una construcción que permita a uno de los sectores productivos más importantes del país escaparle al mal momento.

Y así se viven en Junín. Mientras desde la Federación Agraria y otros representantes del sector hubieron alineamientos sin cuestiona-miento con los principales dirigentes de las cuatro entidades, los productores autoconvocados están, por lo menos, descreídos.

“No creo que el sector esté dividido. Quizás De Angeli se haya apresurado, pero entre Buzzi y él no hay un conflicto”, dijo a DEMOCRACIA Néstor Miguel, presidente de la filial local de Federación Agraria.

De todas maneras, admitió el dirigente, esto no significa que no haya diferencias. “Puede ser que los productores autoconvo-cados tengan una posición distinta a la de las entidades. Ellos trabajan solos, no responden a una organización nacional y a veces se apresuran”, describió.

“Nosotros estamos a favor del acuerdo con el Gobierno porque es un paso positivo. Pero es algo que se va ir decantando con el tiempo: es un convenio macro y dependerá de lo que pase”, continuó Miguel.

Para el referente de FAA en la ciudad, todavía queda mucho. “Tenemos que ir avanzando lentamente, pero no podemos dar un paso atrás”, opinó.

Otra visión

Néstor Traverso, referente de los productores autocon-vocados en Junín, representa la otra cara de la moneda. “Me parece que la firma fue un paso apresurado. Cuesta creer cualquier promesa del Gobierno y esta es una más. Ya perdimos la confianza”, se resignó.

“El Gobierno hace una bien y dos mal. Vamos a esperar 10 días para tener precisiones y sino la lucha será larga”, prometió.

El vínculo sellado entre la Mesa de Enlace y la presidenta invita a Traverso a reflexionar sobre la situación. “Los autoconvocados y los principales dirigentes están pensando distinto. En las asambleas nosotros siempre fuimos claros: no había que aflojar”, recordó.

“Alfredo (De Angeli) está muy firme y nosotros estamos con él”, cerró Traverso.

Comentá la nota