Diferencias clave entre los DNU de Néstor y Cristina para pagar con reservas

Diferencias clave entre los DNU de Néstor y Cristina para pagar con reservas
En el de 2005 se evitaba el impacto monetario. En este, el tema quedó de lado.
Aunque el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que autoriza la utilización de reservas para el pago de la deuda tiene su antecedente en el DNU de 2005 con el que se le pagó al Fondo Monetario Internacional, entre ambos hay varias e importantes diferencias.

El DNU de 2005 que firmó Néstor Kirchner autorizaba a utilizar las reservas de libre disponibilidad para el "pago de obligaciones contraídas con organismos financieros internacionales, siempre que dichas operaciones resulten de efecto monetario neutro". O sea, tenía un alcance acotado a las deudas con el FMI, BID y Banco Mundial y no implicaba la emisión de pesos: los dólares que salían de las reservas se giraban directamente al exterior. Luego, cuando se efectivizó el pago al FMI, el decreto respectivo aclaró "siempre que resulte de efecto monetario neutro".

EL DNU de 2009 que firmó Cristina tiene un alcance ilimitado ya que ahora "las reservas de libre disponibilidad podrán aplicarse al pago de obligaciones contraídas con organismos financieros internacionales y al pago de servicios de la deuda pública del Estado Nacional." Y no figura la condición de que no tenga efectos monetarios.

Así, comprende a todo tipo de deuda - tanto externa como interna y en moneda extranjera como en pesos. Y abarca todo tipo de deudas, como con organismos financieros, tenedores de bonos, proveedores, contratistas, empleados públicos o jubilados.

En definitiva, pueden utilizarse para pagar deudas y todo tipo de gastos que, en definitiva, son deudas. Por ese motivo, el DNU modifica los ingresos y eventualmente la cuenta resultados del Presupuesto 2010 ya que ahora el Tesoro tendrá un ingreso extraordinario por las reservas que recibirá del Banco Central, dejando abierta la posibilidad de financiar otros gastos.

Por estas diferencias, en este último DNU no figura la condición de que el efecto monetario sea neutro. Al contrario, en los fundamentos se admite el efecto monetario expansivo pero se lo minimiza ya que se dice "que en las condiciones actuales el uso acotado de reservas no tendrá mayor impacto sobre la política monetaria, ni es susceptible de lesionar el superávit cuasi fiscal, ni puede implicar un deterioro en la calidad de la cartera de activos, que quedará más indisolublemente ligada al desendeudamiento y fortalecimiento de nuestra economía".

Así las cosas, aunque el DNU de 2009 crea un Fondo de US$ 6.569 millones para pagar parte de los servicios de la deuda de 2010, deja abierta la posibilidad de la utilización permanente de las llamadas reservas excedentes para financiar gastos y deudas. Efectivamente en los fundamentos del decreto se justifica la inconveniencia de acumular reservas por encima de cierto nivel, algo que no figura en el de 2005. Y hasta va más allá porque afirma que constituyen un "ahorro excedente", como si se tratase de una ganancia o utilidad acumulada, eliminando que son el respaldo de los pasivos del Banco Central que no solo son los pesos y depósitos sino también las Letras emitidas.

Igual que con el pago al FMI, la deuda no baja por pagar con reservas. A cambio de recibir parte de las reservas, el Tesoro se endeuda con la emisión de una letra con el BCRA. Sólo cambia el acreedor.

Comentá la nota