Por diferencias barriales, Mestre desconoció acuerdo en Capital

El mestrismo sorprendió ayer al enviar una nota a la Junta Electoral partidaria anunciando que desconoce el acuerdo firmado para el Comité Capital, por lo que la UCR vuelve a atravesar una crisis de impredecibles consecuencias: puede cerrarse hoy y recordarse luego el episodio como una bravuconada de último momento (típicamente radical), o conduciría a la ruptura del pacto alcanzado para el Comité Provincia (lo que hasta pondría el riesgo la normalidad institucional del partido).
A última hora, el apoderado del nicolasismo mandó una nota adhiriendo a la ruptura, por lo que se trataría de un desacuerdo muy acordado. Desde este sector interno se acusó al negrismo y al becerrrismo de tener altas pretensiones en las seccionales Once y Décima, respectivamente. En tanto, negristas y becerristas acusan a mestristas y nicolasistas de ser los responsables de la crisis. Los mestristas no daban anoche señales de vida, por lo que no fue posible confirmar si mantienen, más allá de las notas, las buenas relaciones con el nicolasismo. El quinto grupo es discusión es el MIR.

La UCR tiene elecciones internas de autoridades partidarias convocadas para el 6 de setiembre, pero el 21 de agosto pasado los grupos en pugna sellaron los acuerdos para evitar medirse en las urnas. Quedaron, de todos modos, algunos departamentos y seccionales sin cerrar, e incluso la Juventud, pero no parecía que eso provocara una crisis.

El lunes, LA MAÑANA anticipó que había cuatro seccionales de la ciudad de Córdoba que no llegaban a un acuerdo, aunque nada permitía suponer que las diferencias, entre el mestrismo y el nicolasismo o entre ambos y negristas y becerristas (como finalmente sea), podría provocar que el grupo Confluencia, que responde al senador nacional electo, patee el tablero trabajosamente elaborado, y en el cual un hombre propio, Javier Bee Sellares, quedaba ungido como presidente.

La Junta Electoral recibió ayer la nota de Confluencia, por la que se "retira del acuerdo" y corrió vista, hasta hoy a las 12, a los apoderados de los otros cuatro grupos internos para que respondan hoy.

Para aumentar el clima de terror, trascendió que uno de ellos podría desconocer, como represalia, el pacto provincial, con lo cual la UCR entraría en un callejón oscuro a tres días de las elecciones. Otro reclamaría que los que desconocen el acuerdo sean eliminados y los espacios queden cubiertos por los que se mantienen en él.

En la Junta Electoral aventuran que podrían realizar un esquema de emergencia para la interna, montándola sobre la juvenil, si bien ésta tiene prevista la apertura de muchas menos mesas que las que normalmente se utilizan para comicios "de mayores".

Por otro lado, hoy hará una reunión de formación un nuevo grupo interno en la UCR: Corriente Compromiso Radical, que integran Pablo Flores, Javier y Jorge Orgaz y Carlos Luna, entre otros.

Comentá la nota