A diferencia del gobernador, la procuradora bonaerense rechaza bajar la edad de imputabilidad

María del Carmen Falbo, la procuradora general de la Suprema Corte provincial dijo que la medida "no sirve" y se mostró preocupada por el destino de los chicos que delinquen
En medio del clamor para la baja de la edad de imputabilidad, luego del brutal crimen del chofer Daniel Capristo en Lanús a manos de un delincuente de 14 años, se alzó una particular voz contra la medida que alientan tanto el ex presidente Néstor Kirchner como el gobernador bonaerense Daniel Scioli: es la de la procuradora general de la Suprema Corte bonaerense María del Carmen Falbo.

"Tengo mucho miedo de bajar la edad de imputabilidad de los menores que delinquen", dijo Falbo al tiempo que agregó: "el chico que delinque no lo hace solo. Entonces, ¿quien pone en sus manos un arma?".

Así, la funcionaria salió al cruce del pedido de Daniel Scioli quien había pedido un debate "urgente" para bajar la edad de imputabilidad penal de menores.

Falbo continuó su argumento: "Si hoy no podemos ubicar a los chicos de 16 a 18 años que delinquen (que pueden ser procesados penalmente según la actual legislación), ¿que va a pasar si ampliamos la edad de 14 a 16 años?".

"Habrá entonces más chicos que ingresen a un sistema penal colapsado. Además, hoy sabemos perfectamente que el chico que delinque no lo hace sólo. Por lo general ese chico tiene atrás a un mayor".

Sobre la feroz paliza que sufrió el fiscal Enrique Lázzari, quien fue golpeado por los vecinos en la noche del crimen de Capristo, cuando acudió al lugar del hecho, Falbo dijo que: "la violencia trae más violencia. Yo entiendo que la desesperación ante la muerte de un ser querido, no solo por la familia sino también por los vecinos, como era Caprsito, es un hecho atroz. Sin embargo, esto no quita que vivimos en una época democrática, que las instituciones existen y que costó mucho lograr esta democracia".

"Entonces, no podemos boicotearla y, repito, la violencia trae más violencia. El linchamiento no es aceptable dentro de la democracia. El fiscal llegaba para cumplir su tarea. Ya había dado la orden de que el menor detenido fuera trasladado a un centro de recepción de los que hay en nuestra provincia. También había solicitado al juez de Garantías una medida de seguridad, por la gravedad del hecho: un homicidio. Pero ocurrió lo que sabemos y eso debe llevarnos a refelxionar a todos"

Comentá la nota