Diez diagnósticos sobre la economía en el escenario postelectoral

Una decena de economistas consultados por lanacion.com concluyó que el PBI puede caer más de un 3% y que la inflación oscilará entre un 13% y un 16%; estiman además que el desempleo avanzará después de los comicios; pronostican un dólar de más de $ 4
Los argentinos deberán volver a familiarizarse con la palabra recesión. Después de varios años de crecimiento a denominadas "tasas chinas", la actividad económica caerá hasta más de un 3% a fines de este año. Pero, como si fuera poco, la inflación seguirá agujereando los bolsillos de los consumidores.

Así lo estimaron a lanacion.com diez prestigiosos economistas, quienes además vaticinaron que el desempleo empeorará tras las elecciones legislativas de junio y podría volver a los dos dígitos para fines de año. Sobre el dólar, casi todos coinciden en que traspasará los $ 4 en diciembre.

"Mi impresión es que la economía argentina ya entró en recesión", señaló Miguel Kiguel, director de Econviews. La mayoría de los consultados pronosticaron una caída del crecimiento de más de un 3% para fines de 2009.

Daniel Artana, de FIEL, va más allá: la recesión surge como un cocktail que combina factores externos desfavorables -crisis financiera internacional-, la sequía y la imprudencia fiscal. Artana es también el más pesimista; cree que el PBI caerá un 4% a fines de año.

El peligro de la estanflación -estancamiento e inflación- está presente. Todos coinciden en que el promedio anualizado para el alza de precios estará en una franja de dos dígitos, que los más optimistas fijan en un 13% y los menos, en un 16%. Kiguel habla de un 17,5%.

"El nivel de actividad y comercio internacional seguirán complicados", afirmó el economista de AGM Daniel Marx. Para especialista Carlos Melconian esto viene de hace mucho: "Este año está marcado por la inercia, la desaceleración inherente a 2008". Pero para Ernesto Ambrosetti, economista de la Sociedad Rural, el problema se prolongará en el tiempo: "La economía en 2009 va a presentar un escenario recesivo".

La mano de la política. La política puede torcer el rumbo. "La economía postelectoral dependerá visceralmente de las respuestas de la dirigencia política ante un cuadro económico muy complicado", señaló Luis Eduardo Curia. "Sin desequilibrios básicos pronunciados, la trayectoria de la macroeconomía después de junio dependerá básicamente de lo que suceda con la política", estimó, Miguel Bein, director de la consultora homónima en un informe.

Lo que parece claro, es que el desempleo aumentará después de las elecciones hasta, según se animan algunos, un 9,5%. Por lo menos esa es la apreciación de Rodrigo Pena, el director de LCG, la consultora fundada por el ex ministro de Economía, Martín Lousteau. Para fines de año, el economista prevé que la cifra podría llegar hasta el 11%, y volver así a los dos dígitos.

"Habrá un contexto más recesivo en el segundo semestre del año y a una intensificación de las pujas distributivas entre precios y salarios y entre la Nación y las provincias por la distribución de los ingresos impositivos", señaló Mario Brodershon, titular de Econométrica, para comenzar a desenrollar el ovillo de los problemas que se vienen.

Bajo la atenta mirada del Banco Central de la República Argentina, el dólar seguirá en su senda ascendente pese a la persistente inflación. Será la receta para combatir el estancamiento de la industria. Después de los comicios del 28 de junio estará en una banda de entre $ 3,80 y $ 3,90. Para fines de año, casi todos los economistas coinciden en que traspasará los $ 4.

En este marco, serán los pobres y las instituciones las que sufrirán el mayor impacto. "El segundo semestre del año, si no existen rectificaciones, se va a vivir un proceso de debilitamiento institucional en un marco de agravamiento del cuadro social en razón de tendencias al ajuste en materia fiscal y devaluatoria", concluyó el economista de CTA Claudio Lozano.

Comentá la nota