Diez claves para entender por qué se produce un sismo

Ayer hubo 3 temblores y ya suman 8 en cuatro días
En los últimos cuatro días se registraron 8 sismos en la Argentina. Los tres últimos ocurrieron ayer en Santiago del Estero, Jujuy y San Juan. El temblor bastó para que los percibieran en Catamarca, Santiago del Estero, Córdoba, Jujuy, y Tucumán, y la gente se asustara. Aunque no se produjeron daños ni víctimas, los vecinos están sensibles, al tener en cuenta al reciente terremoto en Haití, que podría haber causado 200.000 muertos. Un desastre que reavivó la pregunta sobre la preparación de la Argentina frente a los sismos. "Existe la posibilidad de que se produzca un gran terremoto, aunque no sabemos cuándo ni dónde", informó el director del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES), Alejandro Giuliano. "El problema es que falta conciencia sísmica. Muchos no estarían preparados para actuar".

Este especialista aseguró que la mejor preparación consiste en construir edificios sismorresistentes y en enseñarle a la población a actuar antes, durante y después del desastre. Sin embargo, el país está en deuda. "En Salta, Catamarca, Tucumán, Santiago del Estero, La Rioja, y Jujuy, las construcciones sismorresistentes no superarían el 40%", advirtió Giuliano. "En cambio, en los cascos urbanos de San Juan y Mendoza, el 90% de las construcciones son seguras", señaló. Los especialistas consultados por Clarín explicaron las 10 claves para entender los sismos:

1. Son consecuencia del movimiento de placas: la capa superior de la Tierra está dividida en bloques que interactúan. En la Argentina, gran parte se producen porque el bloque -la Placa de Nazca- se mete por debajo de la Sudamericana. Esto desencadena una liberación de energía que se propaga como ondas, percibidas como una vibración por la gente.

2. Los movimientos de placas son necesarios: si no se dieran esos deslizamientos, ni tampoco actividad volcánica, la superficie de la Tierra sería como la de Marte.

3. Cada sismo es diferente: en el caso de Haití, el desastre se originó por la interacción de la placa del Caribe con la Norteamericana, que se deslizan una al lado de la otra, y no tienen contacto con las placas que afectan a la Argentina.

4. Varían en profundidad: es la distancia que hay entre el punto donde comienza la fracturación en el interior (hipocentro), y el punto de la superficie que está encima (epicentro). A mayor profundidad, el sismo es menos destructivo. Por ejemplo, el de Haití, tuvo 10 kilómetros de profundidad. En cambio, el sismo que se registró en Tucumán tuvo 33 kilómetros.

5. Difieren en magnitud: mide la energía liberada, a través de la escala Richter. El terremoto de Haití fue de 7 grados. Los de San Juan y Jujuy de ayer alcanzaron los 4.3 grados. El de Santiago del Estero de ayer, 5,2 grados.

6. Los efectos cuentan: si ocurre un sismo en una zona despoblada, su intensidad puede ser muy baja, explicó Mario Pardo, geofísico de la Universidad de Chile.

7. Hay áreas de peligrosidad sísmica: van de moderada a muy elevada en el Norte, el sur (por debajo de los 35° de latitud) y el centro-oeste de la Argentina.

8. La mayoría no se perciben: en el centro-oeste del país se registran entre 25 y 30 sismos diarios. En el norte, entre 10 y 20 sismos.

9. El riesgo se mide: al combinar la peligrosidad con la vulnerabilidad de las construcciones. "En la Argentina, recién empezamos a hacer un mapa entre las universidades, con apoyo del Ministerio de Ciencia", dijo Giuliani.

10. La gente puede prepararse: "Puede averiguar si la construcción donde vive o trabaja es sismorresistente, y saber cómo actuar".

Comentá la nota