Ya dieron de baja a más de 300 becas porque eran beneficios duplicados

La ministra de Desarrollo Social, Beatriz Bogado, dijo ayer que desde que comenzaron a revisarse las 13.000 becas que paga el Estado provincial ya se dieron de baja a más de 300, al detectarse que esos beneficios estaban duplicados. Es decir, había personas que cobraban dos asistencias a la vez.
Por eso, ratificó que quienes cobran la ayuda tienen hasta el 1 de octubre para reempadronarse y brindar los datos que permitan saber si les corresponde cobrar sus becas. Quien no haga el trámite, ya no percibirá el beneficio.

Ese proceso de revisión es el que enfrentó a Bogado con organizaciones piqueteras que hasta ahora vinieron manejando buena parte de la masa de becas y que no quieren perder ese control.

Falta información

Bogado, en declaraciones a FM Universidad, dijo que el empadronamiento busca completar información que hasta ahora no se cargó sobre los beneficiarios, de los que hasta el censo sólo se sabía sus nombres y apellidos y sus domicilios. Ahora se agregarán datos sobre grupo familiar, dónde presta servicios, si cursa estudios, si tiene algún oficio, si tiene interés en desempeñarse en alguna área en particular, y otras cuestiones.

La ministra dijo que eso "va a permitir definir perfiles y a partir de ahí satisfacer determinadas demandas que tenemos no sólo desde Desarrollo Social, porque articulamos con el Ministerio de Economía".

Actualmente el Estado paga entre 12.000 y 13.000 becas. De ella, dijo que se dieron de baja aproximadamente 300 a 400 beneficios al detectarse, mediante un cruzamiento de datos, que había pagos duplicados.

La funcionaria dijo que del total de becados, ante el viso de reempadronamiento, se acercaron a actualizar sus datos unas 6.500 personas, principalmente del área metropolitana. "Puede ser que también hay gente de localidades próximas, pero la mayoría es gente del Gran Resistencia. Y desde esta semana se comienza con el interior", dijo.

Bogado dijo que el reempadronamiento es crucial para los beneficiarios, porque la próxima resolución autorizando pagos saldrá en base al censo. "Quien no se presentó, no va a figurar en la resolución, y no se le va a pagar la beca", advirtió, señalando que la medida "no es un capricho, sino que hay una resolución ministerial de por medio y está basada en planteos del Tribunal de Cuentas. No es una ocurrencia sin asidero normativo, más allá de que también hay una decisión política que plantea capacitar a insertar laboralmente a estas personas, y recuperar ese objetivo".

El empadronamiento termina el 1 de octubre, y allí se sabrá cuántos de los 13.000 becados continuarán cobrando el beneficio. El próximo pago de estas ayudas sería entre lunes y martes.

Demandas sociales

En cuanto a las demandas más fuertes que tiene el área, Bogado dijo que una de ellas es la alimentaria, que se cubre con las tarjetas para compra de alimentos, la entrega de módulos (bolsones) y un programa de emergencia que también brinda asistente en ese tema y en cuestiones precarias de hábitat, como la entrega de colchones y chapas.

También sigue vigente el Programa Nutricional (ProNu), que sostiene comedores barriales mediante participación de los municipios. En paralelo, hay comedores que son asistidos directamente por el Estado provincial, sobre todo con copeos de leche. Hay unos 120 comedores de este tipo en la provincia, de los cuales 75 están en el Gran Resistencia.

Otra área es la atención de menores, tanto en hogares de tránsito o de internación (como Casa Cuna), adonde van menores derivados por la justicia a fin de que estén bajo tutela del Estado. También en este rubro están las Casas del Sol (unas 75 en toda la provincia), donde los chicos tienen desayuno, almuerzo y merienda. Bogado comentó que mediante un convenio con Educación se dará también apoyo escolar, con docentes del nivel primario, comenzando por el Gran Resistencia. "Lo importante es que el docente no irá sólo a darle apoyo al chico, sino que también se va a involucrar a la familia para su fortalecimiento, para trabajar la promoción. La estrategia es que en algún plazo el niño vuelva al hogar, y no tenga que estar en las instituciones", dijo.

Comentá la nota