"Diego tiene al vestuario en su mejor momento".

Mancu, el hombre más cercano al DT, dice que no calla más y ataca frase por frase a Merelas. "El jefe es Diego". Habla de Riquelme, el grupo, Bilardo y Brasil.
Yo no me callo más --avisa Alejandro Mancuso--. Estuve siete meses escuchando un montón de injusticias. Ahora lo hablé con Diego y dije 'hasta acá llegué'. Cada vez que lea o escuche que se meten injustificadamente con nosotros voy a salir a defender nuestra postura. El que calla, otorga. Pero yo no".

Mancuso espera una grúa. Al salir de Ezeiza, donde acaba de reunirse con Maradona y Grondona, descubre que una cubierta de su camioneta está en llanta. Queda solo y a oscuras, aunque su malestar pasa por otro lado. Enrique Merelas, presidente de El Porvenir y en su momento persona cercana al presidente de la AFA, atacó al cuerpo técnico. Y él hace catarsis frente a Olé. Diego descansa. El hombre que tiene su control remoto ahora hablará por él...

"Esta persona (dice de Merelas sin nombrarlo) declaró que Diego no tiene condiciones para dar la charla técnica, cuando le pagan fortunas para hacer charlas por todo el mundo... ¡Por favor! Diego convivió con Passarella, Ruggeri, con miles de peso pesados, y siempre encaró todas las reuniones, habló de frente. ¡¿Cómo no va a poder hablar con Messi, el Kun, Tevez?! Este plantel tiene jugadores de gran carácter, todos pibes divinos.

--Habló de soberbia.

--Nunca vino a la Selección a charlar con nosotros. Sólo lo conozco de nombre. No entiendo el ataque porque sinceramente no nos conoce personalmente. Habla de soberbia, que al cuerpo técnico le falta humildad. Cuento algo: todos los jueves nos juntamos en mi casa, hacemos un picadito y comemos algo, vienen desde el jefe de prensa hasta el mozo... Y es una idea de Diego para que todos estemos contentos. El pelea por la plata de todos, quiere saber cuánto gana el muchacho que arma los videos, si está bien el masajista... A Diego le sobra humildad. Estamos en el mejor momento de la relación. Y salen a hablar...

--¿Con Bilardo también?

--Sí. Y también cobró Bilardo, dijo que le armaron el equipo o algo así... Diego y Bilardo están en pleno diálogo, ven videos juntos, hay una gran armonía. Es el mejor momento de nuestra relación. Igual que con Grondona: es excelente. Por eso quiero desmentir lo que dice esta persona.

--Decís que está todo bien, pero no cierra por qué Grondona todo el tiempo pide por el regreso de Riquelme sin hablarlo con el técnico.

--Acá adentro nunca se tocó el tema de Riquelme con Julio. Con Diego hablaron de un montón de temas: de Sudáfrica, de la Copa de las Confederaciones, hasta del fútbol de Estados Unidos. Pero jamás se habló de Riquelme.

--Detrás de Román se viene el tema internas. Merelas es su amigo y dice que el vestuario lo manejan tres jugadores.

--Nooo. El vestuario está muy bien custodiado por Diego. No lo maneja ningún jugador sino Diego, que es el jefe de todo esto. ¿Nos damos cuenta de quién estamos hablando? ¿De quién fue como jugador? Diego tiene al vestuario en su mejor momento. Y yo sé muy bien de lo que hablo, eh. Yo jugué en Boca, Vélez, Flamengo, un Mundial con la Selección... Por eso hay que dejar de hablar y pensar en Brasil, lo que está haciendo Diego.

--¿Y qué vieron de Brasil en la Copa de las Confederaciones? Tiene gol, pelota parada, talento...

--Sí, estuvimos hablando. Es el típico equipo brasilero, ni más ni menos de lo que mostró allá. Cuatro en el fondo con dos laterales subiendo todo el tiempo; Elano, Gilberto Silva y Felipe Melo en el medio; Kaká de enganche y dos puntas que pueden rotar. Ese dibujo 4-3-1-2 no va a cambiar para jugar con Argentina. Ahí habrá que meter combate, copar el partido, meterle lucha y fútbol. Nos tenemos mucha fe. Brasil es contundente pero tambien es vulnerable. Con Diego y los jugadores nos juramentamos pasar bien la fase para estar tranquilos. Hay que encarar el partido como un clásico: cuchillo en la boca y a jugar el futbol que hay que jugar.

Comentá la nota